Calladito te ves más bonito: Momentos en los que es mejor no hablar

Generalizando mucho, en nuestra cultura se educa a la gente a que es mejor callar que hablar, que “en boca cerrada no entran moscas”, que “calladito te ves más bonito” o que "por la boca muere el pez"

Éstas conocidas frases nos recuerda que tanto para los peces como para las personas, abrir la boca más de la cuenta o a destiempo entraña un serio peligro: al igual que el pez es atrapado al morder el anzuelo, la persona que habla sin control termina siendo víctima de su propia verborrea.

El refrán completo sería "por la boca muere el pez y el hombre por la palabra"
Julián Marías (académico)

Tan malo es quedarse callado todo el tiempo como ser una persona desbordante hablando, ya que tanto un aspecto como el otro puede traer problemas. Como en muchas ocasiones he dicho en otros artículos: "Los extremos no son buenos"


No voy a entrar en las cuestiones personales que pueden hacer a una persona quedarse callada a causa de su personalidad tímida o vergonzosa, por sentir desconfianza o por cualquier otro motivo; al igual que tampoco entraré en los motivos de por qué una persona "habla por los codos", ya que también puede ser por motivos de tener una personalidad mas nerviosa, ser muy confiada, etcétera.

Tampoco para nada el objetivo de este artículo es cuestionar que no debemos emitir nuestra opinión, todo lo contrario, siempre debemos sentirnos libres de ser nosotros mismo. El objetivo principal de este artículo es ser capaces de identificar el momento en el que debemos hablar, escuchar o permanecer callados; aprender a descifrar aquellas situaciones en las que es mejor permanecer callados, escuchar y hablar.  Para ello aprender a identificar el contexto es fundamental. 

“Sabia virtud de conocer el tiempo, a tiempo amar y retirarse a tiempo” 
Renato Leduc. 

Esta frase también es válida para “a tiempo hablar y callarse a tiempo”. 
La clave: Aprender a reconocer los tiempos

El saber callar o hablar poco es un misterio para muchos

Puede que a alguno de vosotros/as os haya pasado que por diversos motivos os habéis arrepentido de haber dicho algo a alguien de manera indebida, o en un contexto no apropiado, o al contrario, habéis sido "víctimas" de una crítica destructiva directa, de un mensaje con falta de respecto.

Soy de la creencia de que...
Es de vital importancia pensar (aunque sea un poco) antes de hablar

"El arte de hablar y la virtud de escuchar y callar"
Sí, hablar puede resultar más fácil, pero CALLAR, requiere prudencia y dominio. 

No hay palabra mejor dicha que la que está por decir; entonces hemos de saber callar y también hablar a su debido tiempo con palabra precisa, correcta y necesaria.

En muchas ocasiones, ya a destiempo, pensamos que debimos haber dicho lo que callamos

¿Cuando es mejor mantenerse callado/a?
7 Momentos en los que es mejor no hablar:

1 Cuando las emociones nos controlan
He solido escuchar en muchas ocasiones por parte de personas mayores (nuestros queridos abuelos, tios-abuelos,...) que uno se arrepiente más de lo que dice que de lo que calla, y en general puede llegar a ser cierto, sobre todo cuando lo que se dice se hace bajo la influencia de la desesperación del enfado, la ira... Todos sabemos que en esos momentos, las personas podemos llegar a decir cosas de las que después nos podemos arrepentir (no voy a generalizar) sobre todo cuando hemos ofendido, herido o faltado el respeto a otra personas. También puede ocurrir que en momentos de interrelación social, las personas se desinhiben y tienden a revelar información personal (revelan confidencias) que luego se arrepienten de haber dicho.

Ponte a hablar cuando estés enfadado y pronunciarás el mejor discurso del que alguna vez te hayas arrepentido

Cuántas veces, por no haber dicho perdón, lo siento, en el momento adecuado, las personas se arrepienten de haberlo dejado pasar. En estos casos, la soberbia (ese amor propio mal entendido y exagerado) nos impide decir a quien hemos dañado, material o afectivamente, que reconocemos el error y estamos arrepentidos.

Está claro que no debemos dejarnos llevar por un arrebato temperamental, sobre todo cuando bajo los efectos de las emociones descontroladas podemos hacer daños a otras personas, pero sí se debe hablar cuando es el momento, y la posibilidad de arrepentirse de haberlo dicho por tanto será relativa.

La palabra grosera rebaja a la persona mas inteligente

2 Cuando otras personas están criticando, cotilleando / chismorreando
Quién no ha sido criticado en alguna ocasión? Y…¿Quién no ha criticado a alguien alguna vez en su vida? (aunque sea pensándolo).

Como os conté en el post "Criticar por criticar": La crítica consiste en expresar opiniones (puntos de vista propios) o juicios de forma negativa sobre las acciones o dichos de otras personas y sobre las propias personas.

Como también me decía mi abuelo: "Criticar, chismorrear y cotillear es casi como un deporte nacional" Entrar en este tipo de "partidos" puede salir caro si existen traiciones de confianza y de la confidencialidad del foro donde se esté exponiendo. por tanto, es muy recomendable permanecer callado. Solo escucha y céntrate en aprender sobre la persona que habla y sobre la persona de la que hablan. ¡Ten siempre tus propias opiniones! pero no las emitas abiertamente si no está delante la persona a la que le va a realizar una crítica constructiva (proceso de feedback).

3 Cuando puede existir "malas" interpretaciones
Una mala interpretación de la diplomacia en las relaciones políticas es que se debe ser “políticamente correcto”, esto es no incomodar al adversario o a otros personajes del medio político. Pero no tiene tampoco que ser así.

4 Cuando eres el experto/a en alguna materia
Todos somos expertos en algún tema pero desde mi punto de vista no queda estéticamente bien ir por la vida gritándolo a los cuatro vientos. Aunque consideres y creas que existe la necesidad de que otras personas conozcan y reconozcan tus conocimientos (tu expertise) mejor evita mencionarlos jactándote de ellos y sobre todo en situaciones en los que la temática no tiene nada que ver. ¡No metas los temas con embudo!

Puedes vender tu imagen como experto/a de una manera mucho más elegante.

5 Cuando personas no muy conocidas te pregunten por temas privados y/o personales
La información es poder. Cuanto más desveles de manera indiscriminada sobre tu persona si no conoces lo suficiente a tu/s interlocutor/es más te estás exponiendo: 
  • A ser criticado/a
  • A ser enjuiciado/a
  • A ser cuestionado/a
  • Etcétera
6 En discusiones (tengan o no que ver contigo)
Calla, escucha, espera (analiza) y entonces decides si hablar o no. 
Este es el gran lema para todas y cada una de las situaciones que anteriormente he expuesto.

Estas son las situaciones en las que muchas veces se suelen decir cosas de las cuáles luego nos solemos arrepentir. Está comprobado que es recomendable hablar siempre cuando se está en un estado calmado. 

Espera a bajar tu estado emocional, para pensar claramente que es lo que tú quieres explicar, aunque tengas la razón.  Puede que al principio de realizar este tipo de práctica (la de permanecer en silencio mientras otras personas gritan, te acusan, o exponen ideas que no tienen nada que ver contigo...) sea complicado no hablar, pero solo necesitas un poco de práctica. Los beneficios muchos y muy notables. 

7 Cuando no tienes ni idea del tema que se está hablando
Independientemente del contexto en el que estés, ya sea en una conversación más informal entre amigos o en el trabajo, puede darse la situación de que se toque un tema del que no sabes nada. ¡A mi me ha ocurrido muchísimas veces y me sigue ocurriendo! sobre todo como en mi caso trabajo rodeada de ingenieros informáticos y yo procedo del mundo de la comunicación y del marketing digital. 

Cuando se desconoce una temática lo mejor que se puede hacer es callar, escuchar y tratar de aprender… incluso aunque conozcamos mucho de una temática debemos ser prudentes en darle un punto egocentrista. Ser conocedores de algo no nos convierte en doctores Honoris Causa. No te conviertas en lo que Ortega y Gasset denominaba “un sabio-ignorante”:

“Una persona la cual se comportará en todas las cuestiones que ignora, no como un ignorante, sino con toda la petulancia de quien en su cuestión específica es un sabio”.

Podemos encontrar otras personas que nos pueden enseñar o mostrar otros puntos de vista de interés sobre la temática que controlamos o conocemos. 
¡Siempre hay que estar abiertos a aprender aún más de lo que ya podemos saber!

Aunque puede ser duro aceptar que no sabes nada, es mejor no decir algo inapropiado o que pueda afectarte negativamente a la credibilidad de tu persona. ¡Evita parecer una persona fantasma y/o fanfarrona! No te cargues tu imagen de marca pareciendo algo que no eres. ¡Se auténtico/a siempre! 

Hoy en día...
La clave en Marcas Personales está en la diferenciación y por tanto en la especialización

Hay que aceptar que no podemos ni debemos saber de todo y con un nivel de profundidad de "Experto".

Es tan importante hablar cuando se debe, como hablar de lo que se conoce. Hablar por hablar puede demostrar una gran ignorancia

"Es mejor permanecer callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente." Groucho Marx 

Recuerda que la palabra es como la piedra, una vez que se lanza, no sabemos el daño que va a hacer. Nuestra vida toma la acción que tienen las palabras que decimos, es por eso que el pensar antes de hablar tiene mucho sentido, nos evita muchas “situaciones”.

"Jamás me pesó haber callado, pero sí haber hablado" 
Séneca

Para concluir quiero compartiros este texto:

Callar...

Callar cuando acusan, es HEROÍSMO
Callar cuando insultan, es AMOR
Callar las propias penas, es SACRIFICIO
Callar de sí mismo, es HUMILDAD
Callar miserias humanas, es CARIDAD
Callar a tiempo, es PRUDENCIA
Callar en el dolor, es PENITENCIA
Callar palabras inútiles, es VIRTUD
Callar cuando hieren, es SANTIDAD
Callar para defender, es NOBLEZA
Callar defectos ajenos, es BENEVOLENCIA
Callar debiendo hablar, es COBARDÍA

Aprende primeramente a CALLAR para poder HABLAR con acierto y atino.

Callar las cualidades propias es humildad.
Callar las buenas obras del prójimo es envidia.
Callar para no herir la susceptibilidad es delicadeza.
Callar los defectos propios es prudencia.
Callar los defectos ajenos es caridad.
Callar las palabras inútiles es sabiduría.
Callar para escuchar es educación.

Callar a tiempo es discernimiento.
Callar junto al que sufre es solidaridad.
Callar cuando se ha de hablar es cobardía.
Callar ante el fuerte es sometimiento.
Callar ante el débil es magnanimidad.
Callar ante una injusticia es complicidad.
Callar cuando te humillan es andar en la verdad
Callar en los momentos de dolor es virtud
Callar ante la injuria es fortaleza.
Callar para mejor amar es santidad.

4 comentarios:

  1. Pues sí, Fátima, es mejor estar callado en ciertos momentos. Porque "el silencio también tiene mucho que decir..."

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Fátima, es mejor estar callado en ciertos momentos. Porque "el silencio también tiene mucho que decir..."

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Que enriquecedor tu articulo. Me encanto y no sabes el aporte tan grande que me hace porque tengo que trabajar mucho en mejorar en ese sentido. Millones de Bendiciones para ti y Mil Gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola Fátima, te he leído ya un par de veces y me gusta tu blog.

    Estoy de acuerdo que hay momentos en los que calladito se está mejor. Pero no olvidemos el gran mazazo que le damos a nuestro autoestima cuando nos callamos cosas que necesitamos expresar. La falta de asertividad en este sentido puede nos puede llegar a hacer mucho daño.

    Gran artículo :)

    ResponderEliminar

Entrada antigua Página principal