Guía para dejar de ser un mártir en la vida

Es más frecuente de lo que nos imaginamos, ir entrando/cayendo en una actitud monótona. Las demandas cotidianas del día a día, el cansancio físico y mental, la pereza,…va haciendo que en ciertas ocasiones parezcamos autómatas casi si percibir lo que nos rodea en nuestro entorno.

Puede que nos cueste adivinar por qué perdemos  la "energía vital" que anteriormente teníamos, incluso puede que no entendamos por qué se ha volatilizado nuestra Motivación, nuestra Pasión, nuestra Ilusión (en términos generales) dejándonos en un estado donde es difícil  pensar, actuar, crear y mucho menos entusiasmarse por algo nuevo.

No se sabe porqué, pero vamos perdiendo el sentido de nuestro para qué (propósito en la vida), que nos hace levantarnos cada día; se nos va desvaneciendo la motivación, el tiempo parece que nos persigue y nos deja sin respiración. La ansiedad, la tristeza y  la monotonía se hacen nuestras compañeras de viaje.


Para mi es como una pequeña muerte de nuestro ser e incluso de nuestra alma

Y para colmo esta situación puede ocurrirnos a cualquier edad, en cualquier momento y ante cualquier situación de nuestra vida; y aunque salgamos airosos, puede volver de nuevo, con otra careta diferente haciéndonos sentir lo mismo.

Pero dejando este escenario negativo me quedo con lo que acabo de decir,…"¡salir airosos!" Y voy a enfatizar estas dos palabras añadiéndole el adverbio “siempre” ¡Siempre podemos salir airosos! Esto no quiere decir que cada vez que lo vivamos no tengamos que padecer un coste emocional, ni que no tengamos que realizar esfuerzos físicos, ni invertir tiempo..., sino que no nos debe parecer algo insuperable.

Puede que muchos/as de nosotros nos hallamos sentido así en más de una ocasión, pueden ser muchas las razones, cada uno de nosotros tenemos las suyas propias,…nuestra historia personal.
Personalmente he vivido esta situación en varias ocasiones, y lo frustrante de ella, es que me he sentido  como un mera observadora que iba “creando” (sin saber cómo ni por qué) una vida que no tenía que ver conmigo, y encima me sentía incapaz de cambiar mi rumbo. No quiere decir que no fuese capaz, simplemente que las emociones que estaba en ese momento sintiendo no me dejaban “ver” ni sentir que fuese capaz de cambiar.

Me sentía como el Capitán Sparrow (Película Piratas del Caribe) mirando su brújula dislocada que no marca ningún rumbo.


Pero había algo bueno en toda esa situación de confusión mental y emocional, y era que en el fondo sabía que yo no quería seguir así y que algo debía cambiar. Lo que no sabía en esos momentos (y ahora se por si me vuelvo a encontrar de cara con ello) es que quien debía primero cambiar era YO.

Guía para dejar de ser un mártir. Los 8 pasos pasos para conseguirlo

1 Cuidadín con el estrés
Puede hacernos más daño del que nos creemos. Cortar, descansar, desconectar…. Es clave para “ver”, para aclarar la mente. A veces nos  exigimos demasiado durante periodos intensos, y tarde o temprano desgastamos nuestras reservas de motivación, agotamos nuestra mente, atenuamos nuestro corazón,…quejándose también sí o si nuestro cuerpo: la energía se desgasta,…

Si ya no hay diversión, se acabó la motivación

Podemos llegar a ser nuestros peores enemigos y jueces.

En mi caso descansar siempre me ha ayudado a redirigirme y a reenfocarme de nuevo. ¡Parar! No hace falta grandes y costosos viajes, con un sencillo descanso…, salir un rato a dar un paseo por la playa o por la montaña, o por algún sendero durante el fin de semana, hablar con mi pareja, mis amigos/as…, en definitiva es simplemente cortar de hacer una actividad intensa que nos consume mucha energía física y/o mental, para “repostar” energía.

Yo era de las personas (cada vez lo soy menos) que cuando algo me apasiona o recae en mi la responsabilidad de un proyecto, dejaba de estar atenta a las señales de “para, descansa, vive y disfruta las otras facetas de la vida… ¡cada día!”; siempre iba postergando el pensar en mi, y claro… al final aposté todo al color Negro ;-) y llegaba el colapso.

A veces lo que necesitamos es simplemente descansar, otras veces jugar (ser más niños), otras…simplemente socializar… identificar los momentos en los que necesitas algo y permitírtelo, es lo mejor que puedes hacer tanto para tu salud física como para la emocional. ¡Te lo mereces y te lo debes!

2 Mima tu físico
Sea cual sea tu Propósito  en la vida (tu para qué), tus sueños, tus metas,…necesitas cuidar tu salud física. Si descuidamos nuestra salud, perderemos la capacidad física y emocional de hacer nada. Y cuando lleguemos al colapso físico y por tanto emocional porque están íntimamente vinculados (porque nosotros mismos lo hemos permitido), le estaremos abriendo la puerta a la tristeza, a la desgana, a la desmotivación, incluso a la depresión…en fin, que ¡estaremos montando una gran fiesta!

Revisa tus hábitos y ¡mira qué pequeñas cosas puedes incorporar a tu día a día desde hoy mismo y que mejoran tu vida!

Toma decisiones y plantéate nuevos hábitos




3 Elige tus pensamientos
No creas que es imposible.

Es el motivo de que muchas personas no avancen y por tanto se desmotiven por ello.
¿Es que no confías en ti? ¿No crees que seas capaz? ¿No tienes habilidades y/o capacidades? 

¡Yo creo que sí! ¡Todos/as las tenemos! Simplemente que cuando algo nos afecta emocionalmente, dejamos de verlas. Pero lo que no debemos olvidar es que están dentro de nosotros y por tanto es imposible que nos abandonen. Solo tenemos que “aclarar” nuestra mente para volver a verlas y utilizarlas.

Nuestros pensamientos definen nuestra realidad, pero…
¿Cómo puedo crear fácilmente lo que deseo en la vida?
¿Qué puedo hacer para cambiar mis pensamientos y que mi realidad sea mejor?

He escuchado en muchas ocasiones “eres lo que piensas”. Una afirmación simple, pero para mi muy precisa, puesto que lo que sentimos, decimos y hacemos, tiene origen en nuestra mente.

Te invito a que leas el post “Elige tus pensamientos”

4 Dile Adiós miedo y hola a la felicidad
El miedo distorsiona la realidad.

Está comprobado que los temores causan enfermedades, consumen la energía del cuerpo y producen ese desasosiego y pérdida de vitalidad que he comentado. Todo a causa de nuestro estado emocional. De ahí que sea cada vez más importante trabajar nuestra inteligencia emocional, para poder afrontar mejor situaciones que nos puedan afectar emocionalmente.

Se cree que un cierto grado de temor nos ayuda a progresar y que es un estímulo para el cumplimiento de nuestras obligaciones porque nos empuja a salir del estado que nos incomoda. Pero cuando ese grado de miedo aumenta (lo aumentamos nosotros sin darnos cuenta)…, aparece la distorsión de la realidad.

Para decirle adiós al miedo puedes leer “Adiós miedo, hola realidad” 

5 Terrible terribilitis
El psicólogo Rafael Santandreu define la Terribilitis, como la tendencia a agrandar los problemas. La hiperexigencia, junto con la necesidad de superación constante nos puede conducir a enfermarnos.

Gran parte de nuestras alteraciones emocionales (depresión, ansiedad, estrés...) son resultado de la tendencia de calificar como terribles, cosas que no lo son.

Como comenté en el post “No te amargues la vida”, las personas podemos tener una media de 20.000 pequeñas adversidades a lo largo de nuestra vida (te tuerces el tobillo, pierdes las llaves… la cartera, se te pincha una rueda del coche, te roban...), y hay que tenerlo en cuenta para no amargarse la vida, porque en muchísimas ocasiones no se pueden evitar, aunque seamos eficientes o responsables.

Es verdad que nos suceden cosas que calificamos como buenas y otras como malas, aunque ya sabemos que eso es subjetivo según “el color de las gafas que te pongas” y que no es lo que nos sucede, sino nuestra actitud ante lo que nos sucede lo que nos afecta negativamente.

¡Recuerda que hasta de lo negativo puedes aprender!

Cuando te das cuenta que lo estás creando tú todo, ya no hay cabida para la “víctima”… y lo cierto que “no tomar una decisión para cambiar” ¡¡es una decisión en sí misma!!

Si sigues eligiendo expresar negatividad seguirás degradándote, saboteándote y desmotivándote.

Ten clara una cosa: los pensamientos “negativos” que te asaltan te mantienen en un estado de mediocridad, en una realidad que no es real, además de anular tu ¡pasión, tu pasión por la vida y por emprender cosas nuevas!

 Sacude la cabeza y plantéate esta pregunta:
¿Qué puedes hacer tu por cambiar Xs situación? 


Siempre hay algo que puedas hacer, aunque sea cambiar la forma de pensar (y por tanto de ver las cosas) ¡Ponte a ello! Observa tu actitud ante las cosas y ve pasito a pasito, cambiando algo cada vez.

6 Rompe la rutina de forma regular
La vida rutinaria es una gran fuente de desmotivación.

Hacer día tras día lo mismo favorece los estados depresivos y de estrés, además de que consideres que la vida no tiene tanto sentido como el que de verdad tiene.

Por tanto…para romper con la rutina…

Inyecta Sentido del Humor a tu Vida.
Con sentido del humor las cosas son más distintas.

Para mi el sentido del humor es la capacidad que poseemos para “quitar” un porcentaje de importancia a los aspectos negativos de la vida, a través del cambio de pensamiento (mirar de otra forma), del cambio de comportamiento, de la risa…que nos facilita el acercarnos a ser más felices. No te pierdas los 15 consejos para tener y disfrutar con sentido del humor.

Disfruta de las pequeñas cosas
¡Así de simple!
Disfruta de cada sonrisa que te regalan tus hijos (si los tienes), o tu pareja, o tus padres,...disfruta de cada abrazo que das y te dan, de cada taza de café o té que te tomas con compañeros/as de trabajo o con personas queridas, disfruta de ir andando al trabajo, disfruta de sentir el viento cuando te despeina, disfruta de sentir el sol cuando roza tu piel, disfruta de comer con tu familia, disfruta de un simple paseo, de la lectura de un libro, de...(la lista es infinita, ya de pende de ti llenarla).

Amplia tu circulo social. Para ser más feliz hay que tener amigos
Dicen que la sangre nueva mantiene vivo a un grupo, a una comunidad,…y algo similar sucede con la vida. Conocer personas nuevas y pasar tiempo con ellas es una gran forma de liberar estrés, de alejar los pensamientos negativos, de sentir y percibir las cosas de manera diferente…, aparte de poder aprender mucho de la forma de ver y afrontar la vida que tienen otras personas.

Necesitamos personas en quién confiar, en las que nos apoyemos, con las que contar en momentos difíciles, con las que compartir situaciones de felicidad como ver una película, el nacimiento de un hijo… o simplemente tomar un café...

"Si queremos ser felices cultivemos la buena amistad, aquella que nos hace ser más virtuosos, y actuemos en consecuencia" Aristóteles

7 Pide ayuda
Si estás enfrentándote a un bloqueo, una depresión o tienes ansiedad y eso te está debilitando.., Si te sientes desmotivado/a y sin ilusión para dar los pasos que deseas dar, si te das cuenta que ya no tienes pasión por nada en la vida, o en alguna de sus facetas y eso te impide reaccionar, hacer, crear, y/o emprender nuevos caminos,…es bueno contar con la ayuda de un profesional.

En ciertas ocasiones solos/as no podemos “salir” del agujero que hemos ido poquito a poco cavando sin darnos cuenta.

¡No tienes por qué pasar solo/a, por ciertos procesos en la vida! La época de los mártires ya pasó. No pretendas ser ahora uno.

Nunca pierdas la confianza en ti. Puede que no sepas hacer algo, pero tienes las capacidades para aprenderlo.

Una vez hace 5 años, estaba pasando por grandes periodos de cambio en mi vida tanto a nivel laboral, como familiar y por tanto personal, y aunque lo llevaba de la mejor manera posible, mi mejor amigo me dijo…”te regalo el valor de la confianza”, para que vuelvas a creer en ti y recuperes la energía para seguir dando pasos hacia tus sueños.

8 Cambia, cambia, y cambia
¿Anhelas ser feliz? Cambia

Esto resume todo lo que he expuesto en este artículo.
La vida se trata de cambio constante. La gente más negativa, que más se queja, más desdichada,… suelen ser las que más temen al cambio (generalizo)

Recuerda…Elige los deseos de tu Corazón, ve dando pasitos, en una sola dirección…la que tu te hayas marcado.

Para terminar esta guía para dejar de ser un martir en la vida, cierro con tres post que escribí hace tiempo y que vienen a colación y complementan todo lo espuesto en este artículo. Espero que os gusten y sobre todo os sirvan:

  1. Recupera la pasión en la vida
  2. Arriba la motivación
  3. Construye tu propia vida. Pasos para cambiar ante la adversidad



1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo, me ha gustado bastante el post. Me pasa cuando me siento identificado y en cierto modo es lo que siento últimamente. Para mí, todos las pautas que das son acertadas pero tiene que haber una que esté presente siempre para que las demás puedan funcionar y tener sentido. Y esa condición es el entorno personal. Los apoyos, la gente de la que nos rodeamos. Gente que sume y no reste. Gente que influya positivamente, sobre todo en lo emocional. Necesitamos de esa vitalidad, de esa 'tribu' que favorezca el avance y no el retroceso o el estancamiento. Si tu pones tu voluntad en elegir tus pensamientos, en salir de la rutina, en experimentar, cambiar, reir... pero vives en un entorno negativo o, sin llegar a eso, de pasividad absoluta... es muy difícil. Especialmente cuando estás empezando a sentirte hundido/a... necesitas esa ayuda, ese apoyo, para todo lo demás. Como te digo, muy interesante porque creo que hay mucha gente que entra en una dinámica gris y de apatía. Y se pasa mal.

    ResponderEliminar

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal