El poder de las palabras

Las palabras son mucho más poderosas de lo que pensamos. Pueden crear o destruir, pueden empujar o hundir...

La palabra dicha no vuelve atrás 
Horacio


No podríamos razonar de la manera en la que lo hacemos si careciésemos de lenguaje. Necesitamos del razonamiento simbólico (signos, imágenes) para que exista el lenguaje, y a su vez el lenguaje es base de éste razonamiento simbólico. Y como dijo el Doctor Mario Alonso Puig en una ponencia...Es como..."¿que es antes el huevo o la gallina?"

No podríamos pensar sin palabras 

Esto quiere decir que las palabras que usamos tienen la capacidad de alterar de una forma positiva o negativa nuestra forma de razonar. Por eso las palabras que en el fondo son símbolos y que describen una serie de conceptos, tenemos que utilizarlas con cuidado, sabiendo que son realmente potentes. Y cuando usamos ciertas palabras debemos ser conscientes del impacto que pueden estar teniendo.

No debemos dejar las palabras, las conversaciones a una mera improvisación
Mario Alonso Puig



La forma en la que (nos) hablamos influye más de lo que nos imaginamos en el timón de nuestras vidas.

Las palabras nos afectan...

A nivel molecular

Hace ya unos años, vi en los medios de comunicación (principios del dos mil) como un doctor investigador japonés, Masaru Emoto analizó el agua. Hasta ahí nada novedoso, hasta que la sometió a palabras y a frecuencias musicales. Emoto fotografió las moléculas de agua a menos veinticinco grados tanto con palabras positivas (amor, felicidad, gracias, paz...) como con negativas (¡Hazlo!, odio, te voy a matar, estorbas...) y el resultado fue que la estructura molecular del agua cambiaba completamente.

Dicha investigación no está exenta de polémica, seguidores y detractores...(como en muchas otras), como siempre suele ocurrir, el mundo está lleno de gran variedad de opiniones y soy de la consideración que hay que respetarlas, aunque no las compartamos ni las comprendamos. Ahí radica la riqueza del mundo en el que vivimos, en la gran variedad que hay de todo. Pero esta investigación...en mí dejó una huella (sin ahondar más en ella), ya que me hizo pensar que nuestro cuerpo está compuesto en un 70% de agua, nuestro cerebro en un 70% de agua, la sangre en un 80% y los pulmones en un 90% de agua. En definitiva y generalizando mucho...SOMOS AGUA. Y si somos agua..., las palabras que decimos y nos dicen afectan a la estructura de nuestras células.

A nivel emocional

Las palabras abren espacios emocionales y abren imágenes. Por ejemplo, como dice el doctor Puig, cuando alguien que está en pleno ataque de asma, le dicen ¿te estás asfixiando? ¿te estás ahogando? el ataque se agraba. Porque se abren "cajones" internos donde hay acumuladas imágenes de obstrucción bronquial, emociones pasadas.

Cuando cambian las palabras cambia el estado de ánimo, cuando el estado de ánimo cambia, lo hace incluso la propia biología y por eso es tan importante utilizar un lenguaje positivo, llamar a imágenes y a emociones que hacen que afloren lo mejor.

Emoción <-> Pensamiento -> Acción 

Cómo (nos) hablamos realmente es una "expresión" externa de lo que sentimos y lo que pensamos.

Si queremos notar cambios positivos en nuestra vida, es importante cambiar nuestros pensamientos (como ya comenté en otros post) como: Elige tus pensamientos; Construye una mente feliz; Basta ya de terribilitis: Aligera tu vida; y empezar a hablarnos y hablar a los demás más positivamente.

Nuestros resultados en la vida se van construyendo a partir de la dirección de nuestros pensamientos, nuestras elecciones y nuestras acciones
Patricia Behisa 



No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que (nos) decimos acerca de lo que (nos) sucede. Si aprendes a controlar tu diálogo, las cosas (te) afectan menos. (Te) Liberas de la tiranía de tus propios pensamientos 

Cuida tus pensamientos, porque se volverán en tus palabras. 
Cuida tus palabras, porque se volverán en tus acciones.
cuida tus acciones, porque se convertirán en tus hábitos.
Cuida tus hábitos, porque forjan tu personalidad (carácter)

Palabras transformadoras 

Son las que transmiten emociones. Lejos de hacernos vulnerables nos pueden acercar a nuestro objetivo  de manera más fácil.

Muchas de las conversaciones que generamos o en las que participamos nos generan problemas porque hablamos sólo de lo que pensamos y no también de lo que sentimos. Utilizar un lenguaje que (nos) transforme debe pasar del pensar al sentir y expresar lo que necesitamos. Si pasamos del lenguaje del razonamiento/del pensamiento, a utilizar palabras más cercanas "Yo siento esto ante lo que ha pasado" "necesito saber si se puede contar conmigo..." , muchos de los problemas que generamos o se generan en nuestro interior desaparecerían.

Una grandísima parte de los males que afligen al mundo derivan de las palabras
Edmund Burke


Una palabra bien elegida puede economizar no sólo cien palabras sino cien pensamientos
 Henri Poincaré

El uso de palabras agresivas y/o  negativas activa partes del sistema límbico del cerebro emocional que tiene tres patrones del reacción: ataque, bloqueo, huida. Por eso el uso del lenguaje agresivo utilizado de manera continuada puede hacer que otras personas se tornen agresivas y ataquen a otras. Puede generar una energía en un principio fuerte, pero puede llevar a la destrucción.

¡Esto nunca genera abundancia ni prosperidad en la/s persona/s!




No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras 
Juan Luis Vives 


Palabras firmes 

Invita a realizar una acción comprometida y realista

El abuso mal intencionado del lenguaje nos "programa" y es efectivista (produce un efecto).

Consejos por partida doble

  1. Elige más conscientemente tus palabras
  2. Dale la vuelta a la tortilla: realiza más crítica constructiva (hacia ti y hacia los demás)  y practicar menos el deporte de criticar por criticar 
  3. Evita (siempre que puedas) a personas negativas y deja de ser menos negativo/a. Busca aspectos positivos en las diferentes situaciones que te acontece. Y si no puedes evitar a dichas personas...
  4. Haz oídos sordos a las críticas destructivas. Aprende a no tenerlas en cuenta (ya sean externas como propias: autoexigencia)

La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha
Michel de Montaigne 

"A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada"

Winston Churchill

Y como cierre no puedo obviar estas magníficas palabras (desde mi punto de vista) de Yehuda Berg:

Las palabras contienen la fuerza más poderosa que posee la humanidad. Podemos elegir utilizar su fuerza constructivamente con palabras de aliento, o destructivamente utilizando palabras negativas. Las palabras poseen la energía y el poder con la habilidad de ayudar, sanar, de obstaculizar, de dañar, y de humillar. 

Puedes acariciar a la gente con palabras 

La palabra es lo más bello que se ha creado, es lo más importante de todo lo que tenemos los seres humanos. La palabra es lo que nos salva

Ana María Matute



4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con lo que compartes Fátima. Las palabras pueden hacer más daño que un puñetazo dependiendo de cómo las utilicemos. Una idea interesante es leer libros sobre influencia/persuasión y sobre PNL (programación neurolingüistica) para hacer de tus palabras tu mejor aliado a la hora de conseguir tus metas (pero ojo, utilízalas SIEMPRE de manera positiva). Un abrazo, Pablo

    PD: Ebook Gratuito Revela Por Tiempo Limitado 33 Buenos Hábitos Que Mejorarán Tu Vida Un 300%.." => http://ebookgratis.pablogarcialorente.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo,

      comparto plenamente tu punto de vista. Es fundamental "trabajar" la empatía, la asertividad y como bien dices, leer sobre PNL.

      Te agradezco que hayas compartido tu ebook. Tiene muy buena pinta. Lo descargaré y lo leeré.

      Un gran saludo :-D

      Eliminar
    2. Las palabras dependen mucho de tu ánimo ya que si estas con un ánimo violento puede ser que no te des cuenta y ofendas a una persona por eso debes antes de hablar pensar lo que dices ya que pueden tener muchas consecuencias

      Eliminar
  2. Muy buen artículo, para pensar e interiorizar. Gracias por haberlo escrito y compartido.

    ResponderEliminar

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal