Adios Queja. Hola libertad.

La queja puede llegar a convertirse (en ciertos casos) en una fiel compañera.

Por suerte y por desgracia he vivido bastante cerca algunos casos.

Nos puede visitar cada mañana cuando suena el despertador. Nos acompaña como copiloto en los atascos de tráfico. Nos hace compañía cuando hacemos cola. Siempre está atenta, y acude a nuestro lado cada vez que nos acontece un inesperado cambio de planes. Es tan fiel, que no se quiere perder la llegada de las facturas, o cuando tenemos que incurrir en un gasto inesperado.

Por lo que parece está cada vez está más presente en nuestras vidas alimentando la protesta y el lamento, pero ¿alguna vez nos hemos planteado qué nos aporta la queja

En un primer momento la queja nos ofrece estabilidad en nuestra zona de confort, evitando aunque sea temporalmente que nos enfrentarnos a aquello que requiere que hagamos algo (y que consideramos que no está en nuestra mano).

Tenemos que tener presente que cuando nos quejamos no mejoramos ninguna situación. Más bien contribuimos a crear más malestar y potenciar el conflicto a nuestro alrededor. 




“Nunca debe el hombre quejarse de los tiempos en que vive, pues no le servirá de nada. En cambio, en su poder está en mejorarlos”, Thomas Carlyle

Como vimos en el anterior post "Un, dos, tres, me quejo otra vez" la queja puede llegar a convertirse en un hábito que impide que alcancemos la paz interior, que imposibilita el diálogo interno y que logremos con éxito nuestros objetivos, ya que nos hace ver el mundo de manera más pesimista.

Al quejarnos, desahogamos nuestra frustración y continuamos una temporada más viviendo en una mentira. En el fondo parece que preferimos quejarnos que realizar los cambios que implicarían afrontar lo desconocido y salir nuestra zona de confort, y pasar por un periodo de desequilibrio.

 Preferimos quejarnos que realizar los cambios y afrontar lo desconocido

El peligroso juego de la queja

Las personas que se anclan en la queja (como forma de ver las cosas), crean una atmósfera negativa a su alrededor que perjudica a los que están a su lado, y se suelen sentir cómodas con otras personas que también se quejan.

La queja, como guía argumental de la conversación, es un pozo sin fondo, pues quien se queja pide atención a quien le está escuchando, y solicita que se le de la razón, y quienes escuchan las lamentaciones se suelen prestar inconscientemente al juego, quedando atrapados en un halo de negatividad y pesimismo.

La queja constriñe y debilita en lugar de llevar adelante. Lo único que ganamos con quejarnos es sentirnos cada vez peor (sin saber por qué).

Qué nos mantiene en la queja

Que la queja esté reportando algo positivo, como podría ser atraer la atención de un ser querido. Pero eso es pan para hoy y hambre para mañana.

Solemos poner etiquetas para definir situaciones, estados anímicos o emocionales (ya sean positivos o negativos) que nos crean malestar, que no entendemos o que no nos gustan. Una etiqueta, cuando la vamos repitiendo (ya sea en voz alta o mentalmente) termina adquiriendo el estatus de “realidad” quedando arraigada en nuestra mente como una creencia verdadera.

Para erradicar esto, buscar una nueva definición nos ayudará a modificar la situación o la conducta, y dejará de convertirse en una queja.

No caigas en el conformismo de decir: "Yo soy así".

Libérate de la Queja 

Deshacernos de la costumbre de quejarnos se logra tomando consciencia de que nos estamos quejando. ¿Obvio no? Pero difícil.

Para romper un hábito hay que procurar tenerlo lo más consciente posible y hacer cambios previamente pensados, que han de introducirse justo en los momentos en que se suelen presentar nuestras actitudes de queja que queremos cambiar.

Por eso es interesante quitar todo atisbo de dramatismo y seriedad a los temas, reflexionar sobre ellos, racionalizar para tratar de encontrarle sentido a los problemas o aceptar que las cosas no siempre salen tal como tenemos previstas (expectativas) por lo que se ha de buscar solución, aprender de lo sucedido y crear un plan de acción.

Valora y agradece más 

“El secreto de la felicidad está en aprender a valorar lo que tenemos y dejar de lamentarnos por lo que perdimos”, Anónimo

Para lograrlo, tenemos que romper el patrón negativo de pensamiento. Basta ya de terríbilis. Y el primer paso para conseguirlo es aprender a valorar todo aquello que damos por sentado.

De ahí la importancia de recuperar el arte de agradecer. De la mano del agradecimiento surge de forma natural la valoración, es decir, la capacidad de apreciar lo que somos, lo que tenemos y lo que hacemos en el momento presente.

Asume tu responsabilidad

La verdadera solución al mal hábito de quejarse, es asumir la responsabilidad de lo que nos ocurre a diario. Algunos ejemplos pueden ser:
  • Si no soy feliz, es porque yo me estoy creando infelicidad, ya sea a través de mis pensamientos, de mis comportamientos, de mis miedos…
  • Si existe algo que me molesta, es mi responsabilidad corregirlo. 
  • Si quiero cierto tipo de personas junto a mí, debo atraerlos y aceptarlos.
  • Si quiero alcanzar un objetivo, depende de mí dar los pasos necesarios para lograrlo.
Lo que se requiere verdaderamente para cambiar el hábito es disciplina, y querer no vivir en ese estado de negatividad que nos hemos creado nosotros mismos.

Rompe el Hábito

Dejar el “hábito de quejarse no es tan sencillo. Pero os comparto dos procedimientos que suelen dar buenos resultados:

1. En el libro “Los secretos de una mente millonariaT. Harv Eker propone un ejercicio para limpiar nuestra mente y alma, que consiste en dejar de quejarse durante 7 días.
Justo al detectarnos quejándonos, debemos detenernos, corregir el error y reescribir nuestros pensamientos en forma de frases para adaptarlos a una no-queja.
Nada de esto es posible sin una actitud positiva hacia la vida y una buena predisposición a aceptar las situaciones e incluso a aceptarse a sí mismo.

2. El proceso de Will Bowen al que llamó “El desafío de los 21 días”.
Te pones una pulsera con la leyenda “un mundo sin quejas” en cualquiera de tus muñecas y la mantienes allí durante 21 días sin emitir ningún tipo de queja.
Si durante esos días emites una queja, deberás cambiar la pulsera de muñeca y volver a empezar desde cero.

¿Por qué 21 días?  Porque según los especialistas del comportamiento, 21 días es lo que tarda una conducta en arraigarse como hábito.

Ello no significa resignarnos ante aquello que no nos agrada. Todo lo contrario, implica soltar “la queja” y pasar a la acción (asumiendo nuestra responsabilidad). Esto nos permitirá tomar conciencia de que tenemos “poder” sobre nuestra vida, comprometiéndonos a alcanzar los objetivos que deseamos alcanzar.

Estos procedimientos pueden ayudarnos a estar en armonía con nuestro entorno, con quienes nos rodean y lo mejor de todo, puede otorgarnos lograr la claridad necesaria para aceptar la responsabilidad de nuestra vida y ayudarnos a nuestro desarrollo personal.

Cambia de forma de ver las cosas, y las cosas cambiarán la forma 

Si algo no te gusta…¡cámbialo!. La pregunta que nos debemos hacer podría ser ¿Qué puedo hacer yo para cambiar esto? Y si no puedes hacer nada…puedes cambiar tu actitud para afrontarlo con más positividad. Siempre podemos hacer algo.

“Sin razón se queja del mar el que otra vez navega”, Séneca




16 comentarios:

  1. Muy interesante como siempre Fatima. Me ha gustado especialmente lo que dices de soltar la queja para pasar a la acción. Si somos capaces de ello, tendremos una palanca extraordinaria que nos permitirá tomar impulso para hacer lo que tenemos que hacer.
    Gracias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo contigo José!

      Por cierto...¡Felicidades por tu santo! :-)

      Es una tarea difícil, pero como suelo decir, no imposible, pero bien merece la pena intentar minimizar los momentos en los que nos quejamos. Por eso incluyo en el post dos métodos muy sencillo pero eficaces sobre todo para "darnos cuenta" de cuando nos quejamos (Toma de Conciencia) y para ir rompiendo dicho mal hábito.

      Gracias por tus palabra y por tus consideraciones.

      Que pases un buen día de San José :-)

      Un saludo!

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con José Lorenzo, pero....no nos han educado en la queja??
      Por supuesto que merece la pena salir de esa espiral negativa, requiere esfuerzos, grandes esfuerzops pero se puede conseguir.

      Eliminar
    3. Así es Beatriz!

      Muchos de nuestros comportamientos y creencias (no todas) provienen de las introyecciones que hemos recibido/aprendido desde nuestra infancia.

      Como bien dices, cuesta salir de ese hábito, pero si queremos ser más felices, merece la pena ponernos en acción y realizar ese cambio.

      Gracias por tu comentario.

      Un saludo :-)

      Eliminar
  2. es realmente una molestia oir gente quejarse y es un abito muy dificil de quitar , pensar que nadie nos esta aciendo nada ni nadie tiene por que servirnos o escucharnos es un buen comienzo , se ve enseguida la dura realidad de la existencia pero tambien el despertar a la accion , el agradecer a Dios por lo que tenemos , y luchar para conseguir lo que queremos , claro que devemos salir de esa espiral negativa , y acer algo con nuestras vidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Isidro. Coincido plenamente contigo.

      Gracias por tu comentario.

      Un gran saludo!

      Eliminar
  3. Buenas noches..hay que aprender a desaprender,la educacion de la queja!!!...simplemente esta en el programa de nuestra educacion,y la damos como buena,evolucionar es (comprender) despues de aprender!! para ello la queja.....es como el apego....le puedas dar la libertad....y que desaparezca....no temas a lo desconocido...esta aun simple pensamiento de ser conocido!!!...tu eres la intencion y la accion para..que ese concepto...se trasforme en conocido....tememos a lo desconocido cuando nosotros somos quien damos la opcion de que no lo sea.....seguimos un patron vamos contra corriente costantemente....asta que la conciencia aparece...y nos dice...oyeeee....dejate llevar...que el agua corre mas por el cauce narural.....

    Un abrazo

    Magointerior33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran planteamiento y muy lógico. El problema es que tenemos poco "poder" "fuerza" para poder cambiar nosotros el sistema educativo, pero lo que sí podemos hacer es educar en valores de calidad en nuestros hogares y crear unas buenas bases a nuestros hijos. Ese es un gran trabajo y el más importante que podemos hacer...será nuestro legado.

      Muchas gracias por compartir tu comentario :-)

      Un saludo!

      Eliminar
    2. Buenos dias Fatima sobre el tema de la educacion,en españa esta claro que es imposible,mi holding que ya hace mas de 15añs que esta afuera de españa...una de las principales politicas es la que hacemos en estados unidos,en whashington,financiamos universidades para el desarrollo de una educacion de evulucion,las asignatiras de historia,se sustituyen por la asignatura de fisica cuentica,ella es la herraminta fundamental para crear y determinar realidades...fisicas...la ley de la actraccion etc....crear desde la herramienta del presente...la fisica cuantica nos da la posibilidad de crear...y de trasformar....

      Un abrazo

      Magointerior33

      Eliminar
  4. Que la queja aveces genera conflito..es evidente...pero si analizamos veremos que el problema real esta en la incapacidad,ello es lo que genera el conflicto,un estado primitivo del (no dialogo)...(no tolerancia)...cuando se genera un conflicto entre personas atraves de la escusa de una (queja)....simplemente es usar nuestra incapacidad!!!....comprender que un conflicto solamente es un estado de incomprension!! de sabes que no existen los conflictos!!! simplemente es la incapacidad de (ser)....sabes que eres...en realidad (comprendes) desde la conciencia...que siembras...en cada istante de tu vida...lo que hoy siembras recojeras mañana......no lo olvidemos nunca.....tus decisiones y tus actos...son semillas!!!....eso recojeras.

    Un saludo a todos y a ti fatima

    Magointerior33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias siempre a ti por tus valiosas aportaciones :-)

      Eliminar
    2. Por eso comprendo bien el concepto de (queja) como presidente de mi grupo holding con la infrastuctura y el volumen de trabajadores en los sectores estrategicos de paises emergentes....tuve que comprender perfectamente y mi holding con 30mil trabajadores...ya no hay quejas...internas ni externas....desde que empece a ser mas humano y un presidente mas cercano desde la escucha activa desde la empatia,y desde la comprension...el holding como matriz....es un organo vivo...cuando doy una recompensa economica....tambien se acompaña de un ducumento de reconocimiento miral (espititu al trajajo)...el reconocimiento moral permanece...el economico en poco tiempo se gasta y se queda solo en un echo puntual....aun que yo resido en españa comprendi en los años 2000 que tenia que salir de este pais....y sin duda fue una de las mejores decisiones....poco a poco españa esta cogiendo conciencia del nuevo empresario,cuando doy conferencia siempre les digo que para que las cosas cambien no puedes hacer lo mismo.

      Un saludo Fatima.

      Magointerior33

      Eliminar
  5. ¡GRAN Post Fátima! Muy INSPIRADOR :-) #adiósQUEJAS #HOLAlibertad Gracias por tu valiosa aportación. Feliz Día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Josep por tus consideraciones. Me alegra que te haya gustado :-)

      Un gran saludo!

      Eliminar
  6. Totalmente de acuerdo con el contenido del artículo. Muchas gracias, Fátima. Yo ya lo pongo en práctica desde hace tiempo, a pesar de tener momentos donde me siento a disgusto y me permito la queja durante un ratito, pero luego le invito a que se marche de mi lado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno! Es normal que tengamos momentos en los que la queja se nos presenta a nivel de pensamiento...pero lo bueno es Tomar conciencia de que estamos entrando en ese estado para así poder salir de él.

      A mi me ocurre igual. Somos humanos, pero la clave es darnos cuenta :-)

      Muchas gracias por tu comentario :-)

      Un saludo!

      Eliminar

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal