Tu eliges: ser optimista o pesimista

Muchos de nosotros hemos pensado más de una vez (y puede que más últimamente), que ser optimista es casi imposible de alcanzar y está fuera de nuestra realidad actual.

Pero aunque pensemos que ya solo se ve en las películas, ver el lado positivo de las cosas es una actitud que puede traer beneficios tanto a nivel físico como mental.

Con este post no pretendo que al final vayamos por el mundo pensando y creyendo que todo es perfecto, dando saltitos de alegría y lanzado pétalos de rosas al caminar. Puede que en la actualidad nos sea un poco difícil ser totalmente optimistas, pero podemos aprender a afrontar nuestras diferentes situaciones diarias con una visión distinta, facilitándonos entra otras cosas, la resolución de problemas.


El optimismo es pensamiento en acción

Como vimos en el post “Cultiva el optimismo”, tanto el optimismo como el pesimismo son actitudes basadas en la manera de percibir y evaluar una situación, y sus probables resultados. El optimismo nos ayuda a salir adelante en la vida, a resolver mejor nuestros problemas y a disminuir el sufrimiento, mientras que el pesimismo nos limita, nos impide ver con claridad y objetividad el problema y su solución, aumenta el estrés, la preocupación y se transmite fácilmente a la gente que nos rodea.

Según Martin Seligman, psicólogo de la Universidad de Pensilvania, uno de los principales expertos en el estudio de las diferencias entre optimistas y pesimistas, ya citado en post: “Aprende a ser feliz: Se puede”, expone que ser optimista o pesimista está determinado, en una parte, por la herencia genética y, en otra parte por experiencias tempranas, donde importa muy mucho la responsabilidad que asumimos o no las personas, ante aquello que nos ocurre. Por tanto hay una parte donde la persona optimista se hace y debe ser responsable de aquello que le sucede, se cuestiona qué es lo que puede hacer para rectificar, mejorar o cambiar una determinada situación.

"El optimismo está muy relacionado con la responsabilidad que asumimos cada uno de nosotros ante lo que nos ocurre" Seligman

Durante 30 años en la Clínica Mayo en EEUU, estuvieron realizando una investigación con 839 personas donde extrajeron conclusiones como: que en la salud aparte de factores físicos, de alimentación, entorno…, también influye nuestra actitud frete a la vida, obteniendo datos como que los optimistas viven alrededor de un 19% más que los pesimistas. Cuando tenemos que afrontar a lo largo de nuestra vida situaciones negativas ,las personas optimistas suelen experimentar estados de ánimo menos negativos que los pesimistas, teniendo comportamientos más adaptables.

Aparte de nuestra componente genética y de nuestra actividad intencional, la felicidad y la infelicidad, se aprende y contagia de las personas de nuestro alrededor (familiares, compañeros/as de trabajo, amigos, colegas…) de manera inconsciente por observación.

"Solemos olvidar que la felicidad es una disposición de nuestra mente y no una condición de las circunstancias" John Locke

Beneficios de ser optimista

Si aprendemos a mirar el lado positivo de la vida, no sólo seremos más felices, sino que además, tendremos una mejor salud, estaremos menos estresados, viviremos experiencias más positivas…

Ser optimista nos aporta muchos y muy variados beneficios, de los cuales extraigo los más significativos desde mi punto de vista y los englobo en dos grandes grupos:

Mayor longevidad:

1. Mejora la salud. En un estudio realizado en Harvard con universitarios, determinó que aquellos que eran optimistas con 25 años, gozaban de mejor salud cuando eran mayores (45 y 60 años).

Otros estudios han asociado al pesimismo con mayores tasas de enfermedades infecciosas, mortalidad más precoz y mala salud.

Muchos estudios realizados en los últimos 30-40 años ha terminado demostrado que nuestro estado de ánimo influye de forma considerable en nuestra salud. Debemos ir interiorizando que nuestros estados emocionales negativos nos causan mucho daños a nivel físico y que nos apartan del camino de la felicidad.

2. Mejora la salud emocional. Las emociones de la persona optimista incluye el coraje, el entusiasmo, la pasión, la confianza, la esperanza; ver los errores como oportunidades para aprender, pero las personas pesimistas tiene un mayor riesgo de sufrir problemas emocionales, ya que muy a menudo el miedo, los sentimientos de culpa e impotencia da lugar a sensación de fracaso y la percepción de es imposible el cambio o la mejora.

3. Ayuda a tener menos estrés. Los optimistas creen más en sí mismos (tienen más confianza), en sus capacidades, habilidades…, y eligen sus pensamientos siendo éstos más positivos. Ven los acontecimientos negativos como algo que pueden superar (ya les cueste más o menos). Al creer en sí mismos, son capaces de asumir más riesgos, atrayendo más sucesos positivos a sus vidas a causa de su actitud.

Mayores logros:

4. Aumenta la Persistencia. El doctor Mark Albion en su fantástico libro "Vivir y ganarse la vida" (el cual recomiendo) comenta que el optimismo favorece el pensamiento, el aprendizaje, la curiosidad y la flexibilidad mental. El optimismo alude a la capacidad de anticipar expectativas de futuro, animándonos a insistir y persistir en el esfuerzo, llevándonos a una actitud de reto, y motivación a hacer cosas en ausencia de resultados inmediatos, pudiendo tener más probabilidades de tener éxito.

Las personas pesimistas suelen esperar a que las circunstancias externas cambien por sí solas. En ciertos casos puede ser positivo, pero en otras situaciones, debemos iniciarnos a la acción. Cuanto más optimistas seamos, más capacidad para discernir cuando ser más persistentes o cuando no.

5. Mejora la calidad de nuestro trabajo. El optimismo ayuda a trabajar de manera más inteligente, (independientemente del área), ya que ver las situaciones de manera positiva hace que nos enfoquemos mejor en lo que debemos hacer, utilizando más activamente nuestras capacidades y aptitudes para lograr nuestro cometido.

6. Mejora los resultados académicos. En la Universidad de psicología de Kansas, el doctor Zinder, realizó un estudio donde quedó reflejado que el rendimiento académico de un alumno depende más de su actitud que de su cociente intelectual, obteniendo mejores resultados los alumnos que tenían una actitud optimista y positiva.

Por tanto el optimismo...

Se aprende (y se enseña)
Es una elección (también se puede optar por ser pesimista)
Es responsabilidad
Es “no resignación”
Es nuestra “segunda oportunidad”
Es aprender a “vivir con sentido” (tener un propósito, una razón…)
Es una medicina natural que nos permite vivir más y mejor
Es el mejor aderezo emocional

Tu eliges: Optimista o pesimista

Potenciemos nuestros pensamientos positivos. Pensar que todo irá bien y actuar con confianza cuando aparecen las dificultades no es una utopía, sino una opción que nos ayudará a sobrellevar las adversidades y resurgir más rápidamente (incluso saldremos más fortalecidos). Pero no nos debemos dejar embargar por el positivismo, que nos hace creer que las cosas van a ir bien porque sí, sin hacer nada para provocarlas.

Ser optimista implica una decisión sobre la manera de vernos a nosotros mismos y a nuestra vida, a los demás y al mundo. Es tomar una decisión sobre la realidad que queremos vivir, sobre la manera de aprender y afrontar los acontecimientos que nos pasaron, nos pasan y nos quedan por vivir.

"Las personas más felices no tienen todo lo mejor, sino que hacen lo mejor de todo". Anónimo


"Conviértete en tu propia versión de un optimista. Si no puedes entrar por una puerta, ve hacia otra, o inventa una. Y piensa que algo magnífico vendrá, no importa cuán oscuro sea el presente" Anónimo


Recuerda que “En un entorno deprimido, las personas con ilusión marcan la diferencia” Luis Galindo

Os comparto estos fantásticos videos de Eduar Punset donde entrevista a Tali Sharot experta en Optimismo en la University College London, y donde Elsa Punset nos enseña a "cómo entrenar nuestro cerebro" para que sea más optimista.







12 comentarios:

  1. Fantástico post, ya sabes lo que pienso sobre esto... y me ha hecho gracia leer tu mención a la Clínica Mayo. Hace algo más de cuatro años escribí esto... http://on.fb.me/12dbBte ¿Cómo lo ves?

    Felicidades por este nuevo post!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que voy a opinar José Luis...que como todo lo que escribes, es buenísimo:

      "Coger al toro por los cuernos" (como bien dices) en las situaciones complicadas, es desde mi punto de vista, basada en mi experiencia, la mejor opción para resistir y avanzar! :-)

      Como comenté en mi post "Basta ya de Terribilitis: Aligera tu vida", debemos de dejar de ver las situaciones como catastróficas.

      http://blog.fatimabril.es/2013/04/basta-ya-de-terribilitis-aligera-tu-vida.html#.UdPtbz5de70

      Realmente la clínica mayo es un referente en estudios e investigaciones relevantes y en la temática que trato hoy en mi post: Cómo tener una actitud optimista tiene grandes e importantes beneficios para la salud mental y física, como para el desarrollo personal.

      Gracias por tus enriquecedoras palabras José!

      Un abrazo grandísimo!!! :-)

      Eliminar
  2. Es importante darse cuenta de que ser optimista es como todo lo relativo a la felicidad, no el fruto de una suerte de nacimiento sino el resultado de un esfuerzo. Puede que para alguno las condiciones fueran más favorables al inicio que para otro, pero el que se esfuerza por aprender algo termina superando al que tiene talento, y el optimismo no es una excepción a eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. fantástico resumen de la conclusión del post Ivan!!!!!

      Más claro imposible!!! jajaja

      Gracias por regalárnoslo :-)

      Un gran saludo y que tengas un buen miércoles!

      Eliminar
  3. Me a encantado, soy primerizo en esto de los blog
    gracias por permitir y por tus lecciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tienes las puertas abiertas Viansa! :-)

      Me alegra que te gusten mis aportaciones.

      Un gran saludo y feliz día!

      Eliminar
  4. SANTIAGO LÓPEZ FRUTOS4 de julio de 2013, 18:22

    Es nuestra actitud ante el fracaso aquello que mejor pone a prueba nuestra capacidad de superación, digamos que necesitamos fabricarnos ese "yo" optimista para poder continuar avanzando a través de los numerosos "exámenes" que tenemos a diario. No podemos permitirnos el lujo de decir "no puedo" o "no se" pues eso sería caldo de cultivo para ponzoñosos sentimientos de frustración.Por lo tanto, no nos queda otra que decir "lo he de intentar" o "lo he hecho lo mejor que he sabido" de esta manera nunca nos podremos "autoculpar" de haber permanecido en la pasividad y de alguna manera alimentamos el positivismo que llevamos dentro de manera innata.
    Todos nos caemos, unos más que otros pero "es lo que hay" con trabajo y esfuerzo podemos reinventar y cambiar ese lado pesimista, esos "miedos".Así que hemos de marcarnos objetivos viables que no por ello quiere decir que sean fáciles.
    Después de mi verborrea de "Gurú barato" me despido con un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor, Santiago, para nada pienses que lo que has compartido, ha sido una verborrea de "Gurú barato" como dices. Todo lo contrario. Me disfrutado mucho leyéndolas y te agradezco que las hayas dejado en este espacio :-)

      De hecho expones temas que me encantan y que he tratado en otros post como:

      Aprender del fracaso: La antesala del triunfo --> http://blog.fatimabril.es/2012/11/aprender-del-fracaso-la-antesala-del.html#.Udqg3T5dejE

      El fracaso del cambio: secretos para evitarlo --> http://blog.fatimabril.es/2013/05/el-fracaso-del-cambio-secretos-para.html#.Udqg8z5dejE

      ReElabora tu forma de contemplarte: Confía en ti --> http://blog.fatimabril.es/2013/04/reelabora-tu-forma-de-contemplarte-confia-en-ti.html#.UdqhDD5dejE

      Cultiva el optimismo --> http://blog.fatimabril.es/2013/02/cultiva-el-optimismo.html#.UdqhLD5dejE

      ReElabora tu forma de contemplarte: Confía en ti --> http://blog.fatimabril.es/2013/04/reelabora-tu-forma-de-contemplarte-confia-en-ti.html

      En estos post trato conceptos relacionados con todo lo que has expuesto.

      Muchas gracias Santiago :-)


      Eliminar
  5. Me ha encantado y cercioro que la inteligencia positiva es la mejor vitamina para la salud y la felicidad. Debemos ser el mejor defensa de la positividad aunque en nuestro campo llueva insensatez o el terreno de juego sea incierto.
    Una de tantas veces, gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    P.D: Santiago estoy contigo en tú comentario.

    Un

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias a ti preciosa!! Me encanta tu frase: "Debemos ser nuestra mejor defensa positiva"

      Fantástica!!!!


      Besos y gracias por compartir :-)

      Eliminar
  6. Muy interesante el tema que abordas Fátima. Desde luego el optimismo es una elección, al igual que el pesimismo. Además está demostrado por la comunidad médica sus grandes beneficios. Es cierto que tenemos un condicionante genético, pero cada vez más tenemos datos inspiradores por parte de la ciencia que avalan lo que han estado diciendo personas desde hace mucho tiempo: El optimismo se puede aprender.

    Podemos aprender la habilidad de gestionar nuestros pensamientos y emociones, de hacer uso de herramientas muy valiosas por partes de la PNL y la Inteligencia emocional que nos brindan potentes recursos, incluso la ciéncia se está animando a dar pequeños tips para aumentar la calidad de nuestras vidas.

    Tenemos que ponernos en predisposición, cuidar nuestra atención como cuidamos nuestro cuerpo y así elegir vivir un estilo de vida que se siente muy diferente ;)

    Me ha gustado tu artículo, es la primera vez que te leo (y lo haré más a menudo). Te animo así mismo a ojear mi blog: http://www.abcoach.es/blog , ya que compartimos muchas temáticas de desarrollo persona.

    ¡Te mando un saludo! Gracias.

    ResponderEliminar
  7. gracias ojala pueda lograr ser optimista q es lo q mas deseo, gracias

    ResponderEliminar

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal