Tu fuerza interior: La virtud

Si analizamos al ser humano a través de la historia, encontramos que se ha caracterizado por plantearse la meta del crecimiento personal (entre otras cosas), apareciendo como temática tratada por grandes filósofos, y en muchas diversas religiones… Este crecimiento se agrupaba en diferentes virtudes y quien las conseguía, tenía la fuente de la felicidad en su vida.

En la sociedad en la que vivimos estamos mas acostumbrados a escuchar cómo se critica, que a que se reconozca lo que se hace bien. Se resalta (a menudo) lo negativo como lo más importante. Por eso (entre otros motivos) a las personas les resulta más fácil reconocer sus defectos que sus virtudes.


La Virtud es la fuerza interior que nos permite tomar decisiones (“correctas”) en las situaciones más adversas, concluirlas y tornarlas a nuestro favor. Es una cualidad positiva. Es también, una de las herramientas más importantes para el éxito. La persona virtuosa es aquella que "sabe ir contra corriente".

No nacemos con estas cualidades, sino que las vamos aprendiendo a lo largo de toda nuestra vida. Se supone que este aprendizaje esta basado en hacer lo que es "moralmente bueno y saludable" para nosotros y para los que nos rodean, disponiéndonos a ser más felices. Es un desarrollo de nuestro SER.

"Para alcanzar el éxito y la felicidad en nuestra vida, debemos reinventarnos y desarrollarnos en la práctica de las virtudes humanas" 

El obrar “bien” o el obrar “mal” genera en el ser humano lo que llamamos hábitos de conducta. A los  hábitos positivos se les denomina virtudes”, y a los hábitos negativos “vicios”.

Las virtudes son hábitos operativos, es decir, que hay que actuarlos. No se adquieren de un día para otro, sino mediante el esfuerzo diario y la repetición continuada, por eso, no nos podemos dejar vencer por los miedos o por los fracasos en su aprendizaje y desarrollo. Necesitamos ser tenaces y perseverantes, esforzándonos continuamente por superarnos.

El desarrollo del nuestro SER es un crecimiento armónico de toda su personalidad, por eso, al hacer crecer  una virtud crecen las demás (se potencian), porque el ejercicio de una virtud implica la práctica de otras. Por ejemplo, la laboriosidad exige ser ordenado, responsable, etc.; la paciencia implica la tolerancia, la aceptación, la flexibilidad…

"Para capturar la esencia de estas virtudes hay que estar verdaderamente en paz con uno mismo y con el mundo que nos rodea"

Virtudes vs valores

Como vimos en los posts "Tu materia prima mas valiosa: Los valores", y en "Descubre tu escala de valores", los valores son una guía para nuestro comportamiento diario. Son parte de nuestra identidad como personas. Están orientados al crecimiento personal por un convencimiento. En sí mismos son neutros, y dependen del uso que les demos. Puestos en práctica, los valores nos hacen crecer como personas.

Las virtudes son acciones que nacen del corazón. Estas nos hacen crecer como personas. No llevan a la perfección, pues disponen todas nuestras potencias, todas nuestras cualidades, nuestra personalidad entera, orientan toda nuestra persona, no sólo nuestros actos, hacia el bien.

Las habilidades están orientadas a “hacer bien” algo específico. Las habilidades físicas, deportivas o intelectuales, ciertamente son dones que hay que desarrollar con esfuerzo, pero que por sí mismas, no nos convierten en mejores personas, sino únicamente en mejores músicos, deportistas, científicos...

Tipos de virtudes

Existen 5 tipos de virtudes: Las humanas, las cardinales, las cristianas, las teologales y las evangélicas. Por mi profesión como Coach, y por mi pasión hacia el Desarrollo Personal y la Inteligencia Emocional, me estoy centrando en este post en los dos primeros tipos y sobre todo en las virtudes extraídas de la psicología humanista (visión positiva).

Virtudes humanas: Son perfecciones habituales del entendimiento y de la voluntad que regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guían nuestra conducta según la razón y la fe. Se adquieren mediante el esfuerzo humano, como la  lealtad, el orden, la diligencia, la solidaridad, el respeto, la gratitud, etc.

Virtudes cardinales: son las virtudes humanas más importantes. Se llaman “cardinales” porque son los ejes en torno a los cuales giran las demás como la prudencia, la fortaleza, la justicia y la templanza.

Las 6 virtudes universales 

Los expertos en psicología  Martin Seligman y Christopher Peterson desarrollaron el test VIA, y tras un arduo estudio acordaron que seis virtudes ocupan un lugar especial (las 6 Virtudes Universales):

1. Sabiduría. Conocimiento. Es la habilidad para usar la inteligencia y la experiencia al buscar soluciones y respuestas. La comprensión, la claridad y la buena toma de decisiones son habilidades que se logran a través de la experiencia de VIVIR LA VIDA.

Sus fortalezas son cognitivas: creatividad, curiosidad, apertura de espíritu, amor por el aprendizaje y la perspectiva.

2. El coraje. Consiste en la capacidad de ignorar las necesidades personales, de superar el miedo y de mostrar el deseo de servir y proteger a los demás. Implica el uso y fortalecimiento de la voluntad para lograr metas.

Sus fortalezas son emocionales como la valentía, la persistencia, la integridad y la vitalidad.

3. La Humanidad. Es un verdadero reparto de las alegrías y de los sufrimientos de los demás. Es un acto de bondad e interés. Implica preocuparse de los demás, sensibilidad al dolor ajeno, solidaridad.

Sus fortalezas son el amor, la inteligencia emocional y la bondad.

4. La Justicia. Es la igualdad para todos. Se ejemplifica a través de un liderazgo responsable y del trabajo en equipo. Implican rasgos cívicos, la concepción que cada cultura tiene de un bien común.

Sus fortalezas son la equidad, la ciudadanía y el Liderazgo.

5. La Templanza. La virtud que nos hace fuertes ante los excesos, nos permite aprender cuales son nuestras necesidades reales. No dejarnos llevar por todos los caprichos y tentaciones que puedan surgir. La templanza trata de buscar la moderación.

Sus fortalezas son la auto regulación, la prudencia, el perdón, la misericordia, la humildad- modestia.

6. La Trascendencia. Se trata de la percepción de las cosas fuera de lo común. La trascendencia nos acerca a la comprensión de que la vida tiene un propósito mayor, más allá de nuestras percepciones simples de cada día.

Sus fortalezas son la apreciación de la belleza y la excelencia, la Espiritualidad, el sentido del humor, la gratitud, y la esperanza.

"Cuando veas a una persona sabia, piensa en igualar sus virtudes. Cuando veas a una persona desprovista de virtud, examínate a tí mismo/a" Confucio 


¡Tu eres tu motor!

Muévete, contínua desarrollando tu ser. Abraza tu vida en totalidad. Algunas experiencias son positivas y otras no tanto, pero todas ellas ocurren para que crezcas.

Recuerda que tu tienes toda la energía y materia necesaria. Simplemente, debes seguir adelante.



18 comentarios:

  1. La lucha y el esfuerzo llevan al aprendizaje,vivir como si ya hubieses conseguido tu objetivo hace que cada dia con tus acciones te acerques mas a el,la templanza el equilibrio necesario para permanecer humilde....
    Si vences al miedo,todo es posible,si vences al ego,lucirá tu yo verdadero como el sol al alba...

    Hay 2 cosas que no se pueden aprender y son honor y nobleza,esas son inherentes a la persona.

    El vicio es dejarse arrastrar,ver tanto nubes negras que mejor abandonar y dejarse seducir por algo que creemos aliviará nuestra pena,dolor....o nos hará sentirnos mejor.

    Me ha gustado mucho el post,será que me estoy volviendo "humano" ?enhorabuena Fátima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan siempre tus ricas y maravillosas aportaciones Javier!

      Muchas gracias por regalárnoslas :-)

      Todos tenemos un corazoncito Javier.

      Un gran saludo

      Eliminar
    2. Como siempre un placer poder comentar.

      de eso se dio cuenta el hombre de hojalata,que todo el tiempo lo había tenido :)

      saludos

      Eliminar
  2. Excelente Fátima, muy bueno, enhorabuena. Me encanta y reflexiono muchas veces la frase de Confucio.Gracias por lo mucho que aportas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus consideraciones. A mi también me gusta mucho las frases de Confucio. Su sabiduría llega a hoy día y no debemos olvidarla.

      Un saludo y que tengas un buen día Santi! :-)

      Eliminar
  3. Impresionante. Cada vez que leo tus post mi corazón se llena de ilusión y esperanza. Siempre he pensado que la vida hay que saberla escuchar, cuando algo negativo nos sucede hay que saberlo transpolar a un aprendizaje y preparación actual para un futuro sabio y fuerte. Rodeemos nuestra vida de energías positivas y matemos las negativas.

    ¡¡¡Me encanta leerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me encanta leer siempre tus palabras positivas!!! GRACIAS Nube :-)

      Esa es la aptitud, no dejarnos regodear por la tristeza, la amargura, el fracaso...porque podemos disipar todo ello gracias a nuestros pensamientos (como ya vimos en otros post), y cojamos lo bueno: el aprendizaje.

      Un abrazo muy grande Nube! :-)

      Eliminar
  4. Tu capacidad para empatizar es una gran virtud, Fátima! Encantado de leerte cada miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que me miras con demasiados buenos ojos Javier!!! :-))

      Un gran saludo

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado Eva. Gracias

      Un saludo :-)

      Eliminar
  6. No había tenido el gusto de leer nada tuyo hasta hoy , pero me pareces una persona, que nos transmites ganas de vivir, de seguir, de luchar , de reir y eso dice mucho de ti gracias por estar entre nosotros , un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado sin palabras! Tus consideraciones son vitamina motivacional para seguir escribiendo. Gracias por regalármelas :-))

      Un gran saludo

      Eliminar
  7. "Siempre hay quien ponga malos nombres a la virtud, mas siempre son los que no merecen conocerla."
    F. De Quevedo y Villegas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía esa magnífica frase de Quevedo!.

      Muchas gracias por compartirla Rafael

      Un saludo

      Eliminar
  8. Fatima muy buen post. Es la primera vez que te leo y justo un momento "raro" de mi vida donde tengo que replantearme un monton de cosas para que mi motor funcione lo mejor posible.
    Saludos Nahuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nahuel!!

      Te doy las gracias por acompañarme. Me alegra mucho que te haya gustado el post.

      No se por lo que estás pasando, pero te mando todo mi ánimo. Todo proceso que implique replantearnos algo, implica cambios y como bien dices hay que tomar conciencia de muchas cosas para que nosotros y dicha situación funcione lo mejor posible. En dicho caso, te entiendo perfectamente, ya que yo tuve que pasar por un proceso de cambios que duró más de 2 años y fue lo que me empujó a estudiar, coaching e Inteligencia emocional entre otras cosas, y lo que empujó a crear este blog para apoyar a otras personas.

      Gracias por leerme y te animo a mirar por el blog, por si encuentras algún otro post que te pueda servir.

      Un gran saludo Nahuel :-)

      Eliminar
  9. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal