¡Hazlo o no lo hagas! Pero no lo intentes. El secreto está en la acción

“Lo voy a intentar” es una expresión muy extendida, y la solemos decir de manera habitual, pero tiene efectos negativos.

¿Te has planteado alguna vez qué hay detrás de esta palabra? 

¿Has pensado porqué no conseguimos lo que hemos intentado lograr?

Hace poco tiempo leí el libro de Ángel Alcalá "Hazlo. No lo intentes" y me hizo recordar conceptos de Inteligencia Emocional:  Cada uno de nuestros actos está motivado por una emoción, existiendo una relación entre lo que se siente, se piensa y se hace. Por tanto, si la emoción es negativa lo más seguro es que haya un pensamiento negativo asociado, el cual retroalimenta un sentimiento también negativo, lo que deriva a comportamientos de igual índole, o como mínimo no productivos o poco eficaces. Y si la emoción es positiva, el pensamiento lo es, el sentimiento también, derivando en comportamientos positivos (Iceberg Neurológico de Robert Dilt) como vimos en el post: "Geoposiciona tu identidad antes de trazar una ruta"

Entonces...si nos basamos en esto (en los principios de la Inteligencia Emocional), podemos considerar que la palabra Intentar contiene dos significados.


Dos significados diferentes en "Intentar"

El primer significado de "Intentar" implica, (no siempre, pero sí en un alto porcentaje de ocasiones), que el fracaso está presente. Genera una falsa actitud tanto en el que las pronuncia como en el que las escucha, y lleva implícito (previamente), una excusa ante la posibilidad de no conseguir el objetivo que nos hemos marcado. Pero por la cotidianidad de la utilización de la palabra, desconocemos que cuando la usamos, nuestro subconsciente (a causa de posibles miedos, indecisiones, inseguridades…) nos está tratando de engañar, y la decimos para salvaguardarnos ante la posibilidad de fracaso.

Si nos fijamos, cuando se fracasa, automáticamente se suele decir “yo lo he intentado”. Es nuestra primera disculpa y justificación, a que debido a insuperables/impredecibles situaciones no se ha podido realizar la tarea.

En este primer significado, quien dice “voy a tratar (o intentar)…” se está dando permiso para poder fallar. Si se falla, siempre se puede afirmar que “se intentó”. Y las personas que oyen “Voy a tratar….“, piensan que hay una posibilidad de quien lo dice tenga éxito, y se generan falsas expectativas.

¿Y esto por qué ocurre? 

Porque nuestro subconsciente no recibe la orden de HAZLO, de “logro", sino de INTENTO "probar", y eso es lo que nuestro cerebro ordena, y cuando lo haya "intentado", considerará la orden cumplida. Y es como si nuestro cerebro se preguntase: ¿Para que "seguir intentando hacer algo", si no es la orden que he recibido? ¿Con qué objetivo se debe repetir la tarea que ya he cumplido?

De esta manera funciona nuestra mente. El subconsciente es el que tiene el verdadero poder en nosotros. El intelecto decide, pero el subconsciente ejecuta..., o en este primer significado, no ejecuta. Recordemos que si la emoción es negativa (causada por miedos, inseguridades...) el pensamiento y nuestros sentimientos también podrán serlo, llevándonos a poder tener comportamientos poco eficaces, como sería en este caso.

Por tanto, cuando nos decimos “lo voy a intentar” lo que en realidad estamos diciendo es: “sé que debería hacerlo, pero no me siento capaz, no quiero, tengo miedo, etc.”. Con lo cual, si una intención (pensamiento) la acompañamos de un sentimiento negativo (miedo, impotencia, falta de motivación, etc.), lo que vamos a conseguir es poco o nada porque el comportamiento asociado será ineficaz o inexistente.

En definitiva…nos estamos autoboicoteando.

¿Y por qué nos boicoteamos a nosotros mismos diciéndonos una cosa y luego haciendo otra?

Desde mi punto de vista, lo hacemos inconscientemente  porque necesitamos NO sentirnos culpables de no haberlo intentado, en lugar de ser responsables de haber hecho lo necesario para lograr nuestras metas (entre otros tantos motivos).


El segundo significado por el contrario, es, cuando un "intento" constituye uno de los pasos de entre los que necesitaremos dar para lograr un objetivo/meta, que previamente nos hayamos planteado. En este caso existe una DECISIÓN, y esa decisión es LOGRAR, no de "intentar". Vá mucho más allá. Sin embargo, es posible que ese logro requiera de varios "intentos" y por tanto de esfuerzo (que nos aporta experiencias y desarrollo personal) que no debemos considerar como fracasos, sino como fórmulas de aprendizaje, como comenté enel post "Aprender del fracaso: La antesala del triunfo".

Por ejemplo, cuando una persona inicia una carrera universitaria, no decide "intentar" graduarse sino que decide graduarse. Es posible que en el medio haya muchos "intentos fallidos" para superar exámenes, pero la decisión no cambia: la decisión es graduarse, sin importar cuántos "intentos" se requieran.

“La posibilidad de éxito está condicionada a la intención con que cada uno de nosotros emprendamos el cambio”

Otro ejemplo, uno de los ejemplos más claros, que ya expuse también en el post de “Aprender del fracaso…” es el de Thomas Alva Edison,  que realizó cientos de "intentos" para lograr crear la lámpara incandescente, pero él no estaba "intentando" inventarla: el había decidido crearla, y cada uno de sus intentos (considerados fracasos) le enseño según él, diferentes formas de NO hacer una bombilla. Cada intento fallido no le frenaba para seguir creando nuevas opciones.

La palabra intentar, contiene ambas actitudes (tan diferentes) de enfrentarse ante una misma situación, pudiendo decir por tanto, que existen dos tipos de personas, las que hacen y las que intentan. En el resultado de sus acciones están las diferencias.

“Para que pueda surgir lo posible. Es preciso intentar una y otra vez lo imposible” Hermann Hesse

El poder del hacer


"Haz de los obstáculos, escalones para aquello que quieras alcanzar" Charles Chaplin 

Desde pequeños (la mayoría de las personas) hemos sido entrenados para ver la acción como un medio para llegar a un fin. El problema con esta creencia, es que la mayoría de las ocasiones no nos permite ser felices hasta que no llegamos a la meta.

¿Qué pasaría si comenzamos a ver nuestras acciones como una forma de alcanzar un resultado (aprendizaje), sea cual sea al final? Haríamos las cosas de manera con menos tensión, menos inseguridades…más felices.

¿Qué pasaría si nos olvidamos de la creencia de que no podemos ser felices a menos que ocurran las cosas de una determinada manera? No le tendríamos miedo al fracaso. No intentaríamos…haríamos.

¡Disfrutemos también del viaje, no sólo del destino!

Pasar a la acción es difícil, lo se, pero es necesario hacerlo.

Solo sabremos que las acciones que iniciamos, que los caminos que tomamos tienen éxito iniciándonos a la acción, no pretendamos saber si tendremos éxito antes del pistoletazo de salida, si no lo nos ponemos en marcha, si no lo andamos con decisión, no lo sabremos.

"Ten muy presente que tu enfoque determina tu realidad" Yoda (Película: El imperio contraataca) 

El secreto está en la acción

Cojamos el segundo significado de "INTENTAR y ¡ACTUEMOS! pasemos a la ACCIÓN

Tenemos herramientas más que suficientes (adquiridas a lo largo de nuestra vida: enseñanzas, experiencias, formación…), y el conocimiento necesario para saber, qué tenemos que hacer para alcanzar una meta.

El siguiente paso es establecer un plan de acción. Hay que pensar que acciones vamos  a llevar a cabo cada día, y si fracasamos en alguna, ver qué otras opciones podemos hacer. Si sólo intentamos, al primer tropiezo se habrá terminado la “partida”.

Recordemos que hay que seguir ese plan, y ponerlo en practica.

Todo lo que hagamos para alcanzar nuestro objetivo/meta suma. Aunque los consideremos negativos, estos puntúan más en nuestro currículum de vida.

Así que, cuando deseemos hacer algo enfrentémonos a la situación decididos y con la INTENCIÓN de LOGRAR.



20 comentarios:

  1. Hay una pelicula infantil muy antigua, Fátima, aquí en Argentina, que se llama "Mil intentos y un invento". Yo me crié viendo eso. Esta nueva perspectiva que nos mostrás es novedosa, revolucionaria, y estupenda. Vale la pena ponerla en práctica. Gracias por compartirla!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Gustavo por siempre compartir contenidos nuevos.

      Me alegra mucho que te haya gustado los conceptos expuestos en el post.

      Espero que estés teniendo un buen miércoles. Mando un abrazo muy grande para Argentina :-)

      Eliminar
  2. La única cita favorita que reza en la bio de mi Facebook es esa. "Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro José Ramón por la coincidencia :-)) Realmente cuando yo descubrí los dos conceptos de la palabra "Intentar" cambió mi forma de ver las cosas y me di cuenta el poder que tienen las palabras.

      Gracias por compartir. Un gran saludo y feliz tarde de miércoles

      Eliminar
  3. ¿Intentar es fracasar? A mi me parece más una forma honesta (con uno mismo) de proceder, sin tanto ego. Hoy parece más vigente la fórmula de querer es poder, por cierto bien narrada por Herman Hesse, que ha dividido a la sociedad en fracasados y triunfadores. ¿Quién va a sanar tanta frustración de los convencidos en que haciéndo triunfarán? Edison es un excelente ejemplo, obsesionado toda su vida por alcanzar los logros de Tesla, algo que la historia olvida con frecuencia pero cuya verdad amargó sus días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como habrás visto Duarte, uno de los dos significados (desde el punto de vista de la Inteligencia Emocional) que tiene la palabra "intentar" implica un elevado porcentaje de posibilidad de fracaso.

      Como bien indicas la fórmula de "Querer es Poder" está implícita en la segunda acepción de la palabra "Intentar", pero teniendo en cuenta de que cada acción que iniciemos existe la probabilidad de que podamos fracasar. Nadie nos garantiza que por mucho que lo "intentemos" alcancemos el éxito.

      Ciertamente, Edison vivió con una gran obsesión hacia con respecto su META. Como siempre digo...en los términos medios está la clave. Como en todo los puntos extremos no siempre suelen ser positivos. Tenemos que tener en cuenta y aprender cuando abandonar una META. Y asumir que no siempre se alcanza el éxito.

      Pero estamos tocando muchos temas diferentes (que están interrelacionados) pero tenemos para un largo debate :-))

      Coincido con tu visión del tema :-)

      Gracias por aportar tu comentario.

      Espero que estés teniendo un buen miércoles

      Eliminar
  4. Yo en parte estoy de acuerdo con Duarte, Inentar es como una forma de ser más humilde. A veces las metas son muy altas o son novedosas y "lo estoy intentando" es como decir estoy trabajando todo lo que puedo pero me cuesta. Aunque sí estoy de acuerdo que hay veces que o te lanzas a la piscina o no. Se hace o no, se elige una opinión u otra, defiendes esto o aquello y ya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo y con Duarte. Ciertamente todo lo que comentas Eva, está comprendido en el segundo significado de la palabra "Intentar" (según los principios de la Inteligencia Emocional).

      Como expongo en la segunda acepción "intento" constituye uno de los pasos de entre los que necesitaremos dar para lograr un objetivo/meta, que previamente nos hayamos planteado. En este caso existe una DECISIÓN, y esa decisión es LOGRAR, no "intentar". Sin embargo, es posible que ese logro requiera de varios o muchos "intentos" que no debemos considerar como fracasos, sino como fórmulas de aprendizaje. Y ahí es donde radica la HUMILDAD que comentas.

      Lo que pasa es que ciertamente existe el primer significado de "intentar" y que causa el efecto a nivel subconsciente de "Excusa" de "justificación", y considero que hay que conocer ambas.

      Por eso en el post, luego he incluido el apartado de "El poder de hacer" y "el secreto está en la acción" que tienen presencia en la segunda acepción de "Intentar".

      Te doy las gracias Eva por compartir tu opinión. Me gusta mucho la visión que siempre aportas :-) y es muy enriquecedora.

      Te mando un gran saludo y espero que estés teniendo un buen miércoles

      Eliminar
  5. Hola Fátima!

    Lo voy a intentar, acción de futuro, pero cuándo? Cuándo vas a intentarlo? Solo hay camino para el caminante, para el que ejecuta la acción.

    Honestamente pensando, cuando he dicho "voy a intentarlo" es cuando tengo una idea en la cabeza que he de desarrollar y planificar para poder hacerla realidad, está en busca de ese camino. "Al menos lo habré intentado" sí, puede sonar a que se asimila la derrota como una de las probabilidades pero, quién está seguro al 100%?

    Hablando del lenguaje y del mensaje que recibe nuestro cerebro, una de las cosas que aprendí de una profesora en mi instituto, hace años ya. Jajaja, es que las frases hay que decirlas en positivo nunca en negativo, ej, ante un examen "No quiero ponerme nerviosa" el cerebro recibe ""quiero ponerme nerviosa" y es mejor decir "voy a estar tranquila"

    Mira la de cosas que me haces decir al leerte, ;-)

    Un abrazo!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, Me encanta leer lo que siempre expones Ana!! :-)

      Como expongo en el post, no siempre que se dice o se piensa "Lo voy a intentar" quiere decir que debe haber fracaso o nos sirve de justificación o excusa. Por eso expongo que hay dos acepciones para el concepto "intentar" según las bases de la Inteligencia Emocional. Lo importante es conocer que existen ambos significados, y lo que implica cada uno a nivel de actitud y comportamiento.

      Ciertamente coincido contigo (y también lo comento en el post) en que nadie está del todo seguro al 100% de nada en esta vida. Pero lo que sí debemos es pensar en que las palabras tienen más poder e influencia en nosotros, de lo que consideramos y coincido con tu profesora: Las palabras siempre en positivo :-))

      Gracias por acompañarme.

      Te mando un gran abrazo y feliz miércoles

      Eliminar
  6. Hola Fátima

    He visitado varias veces tu blog, pero hoy me atrevo a "salir del armario".

    Yo creo que las relaciones entre lo que se siente lo que se piensa y lo que se hace están lejos de ser simples, de tener una relación directa entre ellas o de anteceder y de causarse unas a otras de manera mecánica y unidireccional. Esa es una visión que entendemos todos, que nos gusta y con la que nos sentimos cómodos porque es la aceptada por el sentido común de la mayoría y porque encaja con nuestra forma de entender el mundo y el ser humano, o al menos con cómo nos han enseñado en nuestra cultura occidental que funcionan la mente y las personas. Sin embargo hay cada vez más investigaciones que arrojan muchas dudas sobre esa visión mecanicista del pienso>>siento>>actúo.

    Las relaciones entre ellos pueden estar al mismo nivel y no estar organizadas jerárquica y secuencialmente, son repertorios que pueden estar controlados por causación múltiple y por variables de muy diferentes tipologías. Por eso no pocas veces hacemos lo contrario de lo que decimos, o sentimos una cosa y hablamos sobre ella de una forma diferente o por eso, valga el ejemplo, sentimos amor hacia nuestros hijos o nuestras parejas y sin embargo nuestros actos en ocasiones no son coherentes con ese sentimiento. Y estas cosas nos pueden pasar (mejor, nos pasan) al más pintado, sin que nada funcione mal dentro de nosotros, estando en nuestro sano juicio.

    Para entender lo que una persona piensa, lo que siente, lo que hace o no, lo que intenta, lo que llega a conseguir y el efecto que eso tiene sobre ella habría que preguntarse por las funciones de esos pensamientos, sentimientos y comportamientos y analizar el papel que están jugando en su vida. Y por supuesto habría que tener en cuenta la biografía y el contexto en que cada persona se desenvuelve. Descontextualizar cualquier tipo de comportamiento (pensamientos, sentimientos o acciones) de las circunstancias de la vida y dejar la explicación de lo que somos, de lo que hacemos y de nuestros logros en manos del subconsciente o de la mente es quedarse a medio camino.
    Por eso me quedo con el segundo enfoque que ofreces de la palabra intentar, creo que aporta mucho más y me parece que es más robusto desde un punto de vista práctico y teórico.

    Gracias Fátima por tu interesante artículo. Encantado de leerte.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Manuel,

      No sabes cuanto he disfrutado con tu comentario, y qué ilusión me ha dado.

      Sinceramente no puedo aportar nada más a lo que has aportado, ya que los razonamientos están magníficamente bien planteados.

      Como tú, coincido plenamente en la necesidad de quedarnos con el segundo enfoque del significado de la Palabra Intentar, ya que implica Acción, Hacer...dar pasos hacia la consecución de nuestra META/ Objetivo. También implica empuje, fuerza...

      Realmente Manuel estoy encantada con que "hayas salido del armario" como tu dices, ya que tus aportaciones son muy, muy, muy enriquecedoras :-)

      Te estoy agradecida por ello y porque leas mis post.

      Un gran saludo y espero que tengas un buen viernes!!

      Eliminar
  7. muy buen articulo, esta como para compartir en fb y twitter, me gusto mucho lo que dijo charles chaplin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Freddy!!!

      Me alegra que te haya gustado. Es un tema que considero bastante interesante :-)

      Charles Chaplin tiene una gran bateria de impresionantes frases muy Emocionalmente Inteligentes.

      Un gran saludo y gracias por dejar tu opinión.

      Eliminar
  8. Hola Fatima!
    Oportuno tu post, tomando en cuenta que está a punto de iniciarse un nuevo año en el que muchos, me incluyo, debemos pasar a la acción.
    Gracias por tus posts, Gracias por tus conocimientos, Gracias por usar tan oportunamente las palabras, GRACIAS por tus ACCIONES, que son el mejor ejemplo.
    Tu fiel lector

    Guillermo G. Rodríguez
    Salud, Ilusión y Éxitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guillermo no sabes cuanto bien me hacen tus palabras!!!

      Para mi son un gran regalo que me haces para navidad :-))

      Si no existieseis (quienes me acompañáis) los post no tendrían sentido.

      Yo sólo comparto aquello que a mí me hizo tanto bien.

      GRACIAS A TÍ POR ESTAR SIEMPRE AHÍ

      Gracias por acompañarme

      Te copio tu frase: Salud, Ilusión y Éxitos ¡Maravillosa!

      Te deseo todo lo mejor

      Eliminar
  9. Hola Fátima:

    Me ha gustado mucho tu post, me he sentido muy identificada en él, ya que este año decidí volver a la universidad, así que me matriculé en la UNED en el Grado de Estudios ingleses, con la intención de graduarme cueste lo que cueste, no tengo pensando intentarlo, quiero hacerlo, así que estoy dedicada mañana, tarde y noche a mis estudios con ese fin. Me he encontrado con todo tipo de comentarios negativos, que si en la UNED es imposible sacar una carrera, que estudiar es para los jóvenes, en fin, la lista sería interminable, pero yo no me pienso dar por vencida, ese es mi objetivo número uno y no pienso parar hasta lograrlo, me da igual que sean cuatro, cinco o seis años, el caso es que quiero ese título universitario, me lo merezco.
    Un saludo y gracias por esta entrada tan estimulante.
    Noelia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Noelia,

      Realmente me encanta la actitud positiva que expresas en tu comentario. Desde mi humilde opinión personal, para nada estoy de acuerdo con que no es posible realizar una carrera en la UNED. Todo lo contrario. conozco a muchas personas de mi entorno que se han sacada una carrera en la UNEd ya siendo bastantes mayores. De hecho...yo no descarto más adelante hacer otra carrera a través de la Universidad a distancia.

      Es muy importante no dejarnos parar por comentarios de otras personas que nos lo dicen (no para hacernos daño conscientemente), por sus miedos, o su desconocimiento...

      Lo importante en este caso es tu sueño/META que quieres hacer realidad y lo que tu motivación y entusiasmo te moviliza. Haz lo que te mueve :-)

      Hay alguno post anteriores que ya publiqué que puede que te apoyen te guste leerlos y que puede que te interese :-)

      Te los dejo en un enlace:

      Lo esencial es invisible a los ojos: Escucha a tu intuición http://blog.fatimabril.es/2012/11/sigue-a-tu-intuicion.html#.UNBzOonm7zw

      Se valiente para seguir creciendo: Rumbo hacia la zona de éxito http://blog.fatimabril.es/2012/11/se-valiente-para-seguir-creciendo-rumbo.html#.UNBzTInm7zw

      Concreta tus sueños: 10 pasos para lograr el éxito http://blog.fatimabril.es/2012/10/concreta-tus-suenos-10-pasos-para.html#.UNBzeInm7zw

      Muchas gracias Noelia por compartir tu opinión. :-)

      Un saludo muy grande y te deseo todo lo mejor

      Eliminar
  10. Creo, sinceramente, que siempre hay que intentar, ante la duda, ya que el intento está entre el hacer y el no hacer, y más aún, en el camino hacia el hacer. También depende del qué hacer, porque hay muchas cosas que no se hacen à la primera, y menos cuando no se tiene experiencia o conocimiento. Thomas Alva Edison hizo mil intentos hasta que consiguió hacer funcionar la bombilla.

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo contigo Rafael!

    Realmente uno de los más claros ejemplos de INTENTO es como bien has dicho el de Thomas Alva Edison, que en este mismo post derivo a uno que escribí hace poco donde aludo a él "Aprender del Fracaso: La Antesala del Triunfo"
    http://blog.fatimabril.es/2012/11/aprender-del-fracaso-la-antesala-del.html#.UOQxvInm7zw

    Te agradezco que hayas compartido tu opinión.

    Muchas gracias y espero que estés teniendo un buen comienzo de Año Nuevo

    Saludos!

    ResponderEliminar

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal