Nutre y enriquece los puestos de trabajo

La motivación hacía el trabajo tiene una gran importancia práctica, pues forma parte de las contribuciones humanas a la productividad del trabajo, que es uno de los principales pilares sobre los que se levanta el bienestar en nuestra sociedad.


La Motivación es descripta como "un estado interno que excita, dirige y sostiene el comportamiento". En otras palabras, la motivación es un sentimiento interno que determina el continuar o cesar una actividad.


Qué motiva a la gente a trabajar

Una posible respuesta es la retribución económica, y más ahora con la situación de crisis internacional por la que estamos pasando. La gente trabaja porque necesita alimentarse, vestirse, sostener su hogar y velar por el bien de su familia. Es decir, necesita cubrir sus necesidades como vimos en el post "Conoce tus necesidades para ser más feliz (I)".

"El predominio de una necesidad depende de la situación actual de la persona y de sus experiencias recientes" Maslow

Años atrás (me parece incluso lejano), la estrategia de las empresas para conseguir gente que trabajara con involucrada y comprometida, era ofrecerles una mayor compensación económica. Pero actualmente las empresas y organizaciones pueden ofrecer menos oportunidades para aumentos y promociones.

Lo trabajadores valoran...

Se ha demostrado que lo que más valoran los trabajadores son los "intangibles", es decir, el hecho de ser apreciados por el trabajo realizado, mantenerlos informados acerca de las cosas que afectan al conjunto, tener un jefe agradable que tenga tiempo de escucharlos, etc. Ninguno de estos intangibles implica coste, pero sí requiere de tiempo y dedicación por parte de los mandos superiores, intermedios...

Podemos decir también que los trabajadores necesitan sentirse necesarios, que las funciones que desempeñan son importantes, lograr algo con sentido, sobresalir. Los más importantes motivadores son: el logro de resultados, el ser valorados y sentirse importantes, el ser incluidos y aceptados o reconocidos por el grupo, el competir, ganar más dinero, acceder a oportunidades de hacer funciones relacionadas con las aptitudes, capacidades y habilidades, etc.

La llave... 

...es encontrar aquello que motiva a tu gente.





Los trabajadores, por otra parte, responden a diferentes herramientas motivacionales. Por todo lo anteriormente mencionado, podemos decir, entonces, que el pago ya no es la única motivación para que la gente trabaje.

Numerosas investigaciones efectuadas en los años setenta han demostrado que no bastan las cinco necesidades para cubrir las fuentes de motivación laboral. Tampoco nadie ha demostrado la correlación negativa que implica el modelo entre la fuerza de una necesidad y su satisfacción; nadie ha confirmado la existencia de una estructura jerarquizada.

En este video donde podemos var claramente los efectos de la desmotivación en el entorno laboral. 




Es conocida la ironía que caracteriza a Scott Adams creador de Dilbert, el cual dijo que “El liderazgo es, después de todo, una forma de maldad”. Scott parece mostrarse cada día más convencido de que los jefes no pueden motivar a sus colaboradores, aunque sí tienen gran capacidad para desmotivarles.

Seguramente hay un poco de todo. Ante mi experiencia considero que el directivo-líder posee un papel realmente importante en la motivación y en el infundir energía a los trabajadores de su entorno. De hecho, Bob Nelson escribió un gran libro  que así lo describe: “1001 formas de motivar a los empleados".

Cada persona es única y el jefe debe atender a cada individualidad, además de crear el clima propicio para que emerja la motivación intrínseca.  De ahí la importancia de obtener, desarrollar y potenciar las habilidades de liderazgo en los directivos.

Para facilitar esto es importante tener en cuenta una serie de acciones que os dejo en este...

Decálogo  del directivo:

  1. Apoyarse más en la moralidad que en la formalidad.
  2. Procurar a los trabajadores los recursos/materiales necesarios.
  3. Dirigir con inteligencia emocional: Es muy importante llegar a ser cada día más Emocionalmente Inteligente.
  4. Enriquecer los puestos de trabajo.
  5. Respetar la dignidad personal y profesional de los colaboradores: No faltas de respecto.
  6. Facilitar el desarrollo de los trabajadores: Independencia, autonomía, formación…
  7. Tener presencia auténtica en las relaciones (mindfulness: El mindfulness puede entenderse como atención y conciencia plena, como presencia atenta y reflexiva a lo que sucede en el momento actual. Pretende que la persona se centre en el momento presente de un modo activo, procurando no interferir ni valorar lo que se siente o se percibe en cada momento).
  8. Impulsar el espíritu de equipo: Existe una gran diferencia entre dirigir un grupo de trabajadores y que éstos tengan se consideren un Equipo.
  9. Alentar la creatividad y la innovación.
  10. Permitir la participación en la toma de decisiones.

Todo lo anterior, y algunas consideraciones más, constituye un catalizador de la deseada motivación, pero como comenté antes, cada persona debe ser tenida en cuenta individualmente cuando se procura su mejor rendimiento y su satisfacción.

Nutre y enriquece los puestos de trabajo

En 1968 Frederick Herzberg, publicó el artículo seguramente más popular de la Harvard Business Review “Una vez más: ¿cómo motiva Ud. a sus empleados?” donde acuñó la expresión “job enrichment”, relacionada con el protagonismo del individuo en su ejercicio profesional.

Esto es a lo que me refería en el cuarto punto del decálogo: Enriquecer los puestos de trabajo. Incluso aunque el trabajador forme parte de un colectivo funcional (equipo), sus tareas deben formar un bloque identificable.

De este modo, el trabajador desarrolla un sentimiento de propiedad-responsabilidad que propicia su motivación y mejora su rendimiento. Si el trabajador no conoce el significado de su trabajo, o lo considera insignificante, sería prácticamente imposible que se obtenga un estado de motivación. Es muy importante que  cada puesto de trabajo tenga bien identificado el valor que añade, y el trabajador que ocupa dicho puesto debe conocer su contribución a la empresa.

Los jefes deben tener en cuenta que difícilmente un trabajador se podrá sentir motivado si debe someter cualquier mínima decisión a la consideración de su jefe. A este respecto, los expertos propugnan que en las empresas, las decisiones deberían tomarse en el nivel más bajo posible (sin sobrepasar el razonable riesgo de error).

La Creatividad, depende de Tí, líder 

Los administradores o jefes deben ser creativos al momento de recompensar a sus trabajadores. Hay que dedicar tiempo para encontrar aquello que motiva y anima específicamente a cada uno de sus empleados (preocuparse por conocerlos) y hay que imaginar qué se puede hacer para luego llevarlas a cabo. Estas ideas están limitadas sólo por la imaginación, el tiempo y la creatividad. Por tanto...depende de cada líder.

                         

1 comentario:

  1. Muy interesante este post...no podía dejar de ver el video. Muchas gracias por tus publicaciones. Un saludo.

    ResponderEliminar

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal