Para mover el trasero necesitas una zanahoria

¿Qué es lo que te hace levantarte por la mañana, meterte en la ducha y vestirse para ir al trabajo?

La respuesta es tu motivación o Automotivación.

Es lo que nos mantiene en marcha durante toda la vida, para hacer frente a todo el estrés, el dolor y el sufrimiento diario.

El secreto de la motivación es el santo grial que toda persona desea profundamente encontrar.

Desde mi perspectiva, motivación es "aquello" que nos impulsa a conseguir algo que nos interesa, de una forma dinámica y activa.

Motivación=  Motivo + Acción

No existe Motivación sin la identificación de un "Motivo", un para qué (Destino) que sea alcanzado a partir de la "Acción", que pasos vas a dar (Recorrido).

La Motivación es la fuerza que nos impulsa a dirigirnos hasta el final de una escalera (Meta, Objetivo), subiendo cada uno de sus escalones, que serían cada una de las Acciones que iremos realizando hasta llegar a nuestra meta (aquellos que deseamos).


En el impulso de las personas  para lograr una meta marcada, se encuentran los anhelos y las esperanzas, los deseos y las ambiciones, los retos y los sueños; y todo ello, requiere de movimiento para lograrlo.

No se puede ir progresando a lo largo del camino marcado hacia nuestro objetivo sin Motivación, al igual que sin progreso tampoco puede haber Motivación. Con cada paso exitoso que demos, más empuje tendremos para dar el siguiente.

Se trata de un proceso en bucle que se auto-alimenta constantemente. Esta relación es la que esconde el secreto de la explicación de nuestras desilusiones vitales y la frustración que tantas veces puede acompañarnos cuando no logramos nuestros propósitos.

Desde mi consideración, la llave de la Motivación personal es propiedad de cada uno de nosotros, porque solo cada uno conoce cuales son los Motivos que le llevan a la Acción.

Y ello porque: "El motivo mas importante para la Motivación es uno mismo"

En definitiva, la Motivación es un hecho personal, auto-generado desde el propio interesado y difícilmente transmisible (lo veremos en un próximo post: "En el trabajo: ¿Tu motivas?").

Por tanto, la Motivación real, la verdaderamente efectiva, se llama AUTOMOTIVACIÓN.

“No hay acción sin motivación”


La cantidad de automotivación que una persona tiene depende de lo que quiere hacer en la vida. Esta es una razón por la que la gente tiene ocupaciones muy diferentes que requieren de mayor o menor automotivación.

En mi caso hubo momentos en los que he pensado que estaba trabajando en un empleo que no me llenaba completamente. Sentía que los valores de la empresa en la que trabajaba nada tenía que ver con los vivía diariamente y por tanto, no tenía motivos que me infundiesen la energía sufuciente para automotivarme.

Pero encontré durante un tiempo, un para qué, un motivo para ir diariamente al trabajo, y fué el hecho de ver que con el equipo de personas al que gestionaba, se alcanzaban los objetivos laborales y a ellos/as les proporcinaba la estabilidad económica que necesitaban en sus familias.

Conseguí extraer de mi entorno (situación de decaimiento emocional y de desmotivación), una motivación extrínseca que palió temporalmnte la sensación de malestar que albergaba en mi interior. Pero como he dicho...fue temporal, ya que no era una motivación que nacíese dentro de mi. Para mantener mi motivació extrínseca, me apoyé en un valor para mi muy importante, que es el de "ayudar a los demás".

He tenido compañeros que el hecho de recibir un sueldo al final de mes para ayudar a pagar todos los gastos les hacía mantense motivados. Pero es una motivación extrínsica, que se caía en el momento en el que miraban dentro de ellos. De hecho he conocido a personas en esa situación,  que enfermaron (cansancio crónico, desajustes del sueño, cambios en el metabolismo, cefaleas y migrañas, contracturas y/odolores musculares intensos, etc).

Se enferma porque no hay una coherencia entre lo que está haciendo y la recompensa que se recibe (que siempre es externa). Durante cierto tiempo la recompensa puede ayudar a mantener el flujo de energía para la automotivación, pero tarde o temprano, el interior de la persona se verá poco compensado y por tanto, aparecerá la desmotivación que si se mantiene en el tiempo puede hacer enfermar.

La zanahoria la pones tu 




A nuestro alrededor hay personas contentas, sonrientes y llenas de energía, y otras están todo lo contrario. Gran parte del estado anímico está derivado de su gestión emocional. Por eso cuando vemos a una persona automotivada nos sorprende que parece mantener todo el tiempo un entusiasmo a prueba de balas y nos da una sensación de que no se complican la vida por nada.

¿Cuál será el secreto para mantener ese nivel de energía y automotivación tan alto todo el tiempo?

La clave está en la importancia que les dan a las situaciones y cómo gestionan sus emociones en dichos momentos. Se paran a pensar qué es lo que está pasando, toman conciencia de su estado, visualizan posibles opciones de acción y si las hubiese, deciden que pueden hacer ellos/as para cambiarlo, y si no las hubiese, siguen caminando, sin implicar coste emocional alguno en una situación que no depende de sus acciones.


Para automotivarte es necesario que hagas algunas cosas: 
  • Ten una visión del futuro para ti y tu vida
  • Plantéate metas, basadas en sueños, deseos que te respalden en el caminar hacia su alcance
    Define una nueva meta cuando hayas conseguido concluir otra anterior. De esta manera centraras todos tus esfuerzos, energía e ilusión en alcanzar la cima de tu meta.
  • Empieza poco a poco y acabarás llegando sin darte cuenta.
  • No mezcles las áreas de tu vida. El trabajo es el trabajo, los amigos son los amigos y la familia es la familia. Deja espacio para todo y no mezcles las situaciones ni los problemas.

Siempre, siempre, siempre Automotívate antes, durante y después de cada una de las acciones que vayas a hacer. Recuerda que la clave para conseguir el empuje necesario (motivación) y alcanzar tus metas eres tu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal